The Light and the Darkness

Roberto Palomo-Silva

Officers and Men of the Company of Captain Frans Banning Cocq and Lieutenant Wilhelm van Ruytenburgh, known as the Night Watch, 1642, oil on canvas, 379.5 x 453.5 cm (Rijksmuseum, Amsterdam, Netherlands) 

The world is entering into an age of darkness. The darkness is not a mere absence of light, if we could still think in patristical terms. The old debate, about wether evil was the absence of goodness, and didn’t have a being, as such but was thought of as non-being. Evil doesn’t have essentia et existentia and lacked an esse, quidditas, whatness you can say, we are very far away from this ancient debate, however we seem to be in the heart of it inevitably, once again Maniqueism seems to be rebounding constantly. Nowadays we are witnessing manifestations of evilness all around us in different shapes, forms, languages, actions, confusion reigns and we can affirm with a great deal of certainty that chaos is fighting to impose its will and power of destruction disguised, embossed and even not so subtly concealed. The calls for a “new order”, “solve et coagula“, the realm of lies and manipulation is gaining a strong grip over our and cherished values. Noble institutions are under threat and assault and we watch almost hopelessly irrationality and violence are not only instigated, but fed through the channels and venues we so strongly fought to establish as grounding stones of an architecture meant to bring justice and a more human way of living together. The realm of confusion is imposing its dark seal on the sacred and the profane. Rembrandt understood probably, like very few great artists, the complexity and intricate linkage between light and darkness, and not only as an artistic technique, but like most great artists it all comes from a deeper insight of the world, mankind and faith. The great Dutch Masters were uniquely able to create this graphic language, that we call great art, to communicate and tell us stories and set up before our amazed eyes, the nature and essence of this struggle. The mystery of the encounter of light and darkness. The never ending war between the “sons of light and the sons of darkness”.

Dirk van Baburen, Prometheus Being Chained by Vulcan. Rijks Museum, 1623, on display in room 2.1

The great Dutch Masters are amongst the leading ones that penetrate and understand probably better than most, the mystery that the Italians introduced, on the interaction between dark and light. Chiaroscuro. Caravaggio immediately comes to mind. But the Dutch Masters go beyond the pure and sheer aesthetics of creation, there’s a message always, a hidden maybe or undoubtably, codified to use a more accurate term. Perhaps a public education service, invoking a rather – time not related – concept. Nonetheless serves a public function due to the nature of the message. In the preset case, van Baburen speaks from the greek world and its myths. Prometheus stands as one of the most discussed and analysed. On Aeschylus Prometheus Bound, which as we all know is part of a Trilogy, Greek tragedies would be presented as “three parts” sadly from the Prometheus Trilogy we only have one complete and fragments from others and from other Greek authors as well, aside from the very famous story, where we encounter the dialogue between Hermes and Prometheus, filled with reprieves and threats, there is a line that stands for the ages, Prometheus refers to Time as the Teacher of all wisdom, Time who he himself also ages and he does, becomes even wiser, “…growing old turns Time in the Great Teacher of all things”: ἀλλ᾽ ἐκδιδάσκει πάνθ᾽  γηράσκων χρόνος, as we can find on line 981, there are so many translation but if we pick one that has endured Time, T.A. Buckley’s rendering of the stanza comes close although not close enough, to the real meaning of Prometheus words, “Ay, but Time as he grows old teaches all things.” (Philadelphia: David Mckay, 1897). Here Prometheus is not referring to his father, Kronos, rather to another mysterious divine entity, named Chronos, Xronos, as shown in the greek text, Time ruled even over the Gods themselves. He is the wisest of the wiser and the one who knows all things, but his knowledge comes precisely from becoming old. Deep and profound knowledge emerges from enduring and suffering through endurance. Chronos was there even before the painful separation of Earth and Heaven, another remarkable story that requires further elaboration but bears no importance for our current discussions. The emphasis here is on the word ekdidasakei used in an older version by Aeschylus, if accepted loosely that the prefix ek carries a connotation of origin or refers to origins and reaffirms instead of the classical example of the Alpha at the beginning of a word that might carry a negative affirmation, here it seems the verb didaskei is used and employed in a more original and pregnant meaning, it goes far beyond than its use or rendering as “education” “teaching” as the act of transmitting or giving knowledge, which acquired later on as it is used in the New Testament, although in some cases keeps the meaning of deliberate concussing and misguiding that can be found even on prophetical literature like Revelations or other pseudo-epigraphic texts.

This brings us to another notion that is intrinsically linked to the above just described. There are other sources of origin, but on Agamemnon line 176 the concept of πάθει μάθος, pathei mathos, as utterly expressed, refers to the learning that comes or emerges trough pain and or suffering. On Robert Browning’s poetic rendition of the Aeschylus formula, “…that suffering masterfully teach.”( London: Smith, Elder and Co, 1889), the emphasis lays on that learning which is achieved through enduring pain and suffering. On another, not as well known version of the Prometheus myth, when the Vulture ask the fallen Titan on the reason why he accepts this terrible punishment – his liver being eaten everyday – the reply is also the same again: πάθει μάθος . If there is such a rule, that Zeus imparted on mankind, of course grounded on questionable principles, but that of divine selfishness and lack of empathy and compassion, ancient Greeks had this notorious feisty kind of relationship with their Gods, they were also constantly intervening on human affairs, and even more, mingling, guiding and conniving, lead to very destructive wars and even procreated – again for their own selfish pleasure or obscure purposes’ – with women, there’s a long list of divine intervention in Greek literature of all these godly intrusions on Greek’s everyday lives. So to be mandated to suffer to learn or acquired knowledge lead to the second part of the process: the acquisition of this most dear and sought after gift. So, enter Prometheus, the most generous of all divine creatures that brings and gives freely that what is probably the highest value amongst divinities, namely that of knowledge. Humans were originally forbidden or warned that severe punishments should rain down on them if they dare to acquire knowledge, both stories are very well known: from The Tree of Knowledge to Prometheus Fire in one an obscure character, a Serpent of sorts, mysteriously able to speak with the tung of the humans, deceives one and tricks her into violating the first mandate and on the other story, one of the original Gods or son of Gods, brings knowledge to humanity to bring her out of the deep darkness of ignorance. Pain and suffering enter the world of the humans. If creation is bringing the light into the world by splitting or inserting the enormous power of illumination over the original great covering of its absence, the illuminating of all things have to have paired a learning or maybe worded differently, an uncovering of all things being and that can only be done through the acquisition of knowledge so therefore, the process begins, none other than that of learning and teaching in a more pregnant and original meaning.

As we endure and struggle to learn and understand this so-called “new-normal”, while navigating through a sea of confusing information, given constantly to us by different means and ways, where science or one of the closest achievements mankind has that resembles knowledge in its pregnant meaning, so when politicians and journalist – the industry of information, that stands behind the quasi pontifices of truth – clashes to set us up in this chaotic world where understanding reality becomes even more complex as they generate layers to blind us and misguide us or split us up from truth and reality to which they seem to be devoted. However, this world of shadows in which we are thrown into, distances the seekers of truth from its source of origin. Knowledge carefully built by the means of research and investigation by highly educated individuals, faces challenges from the quasi fact-checkers, numbers persons, readers of the real whose mission is none other than to configure this dark world where we get lost and wonder hopelessly for the disappearing light. We dwell in language. Language is our house. Concealing and de-forming our sacred ways to relate to each others, turns us into blind slaves of this manipulative sense of deliberate concealment of the light, ultimately of truth, by ways and means to force us to read and see the shadows as light. Accept blindly the confusion and deceiving forms placed before us as pseudo reality and quasi facts. We are thus caught up in the middle of this old struggle that takes nowadays the forms of suppressing real knowldege and placing before our at-hand given false presentation of the mere shadows of truth. We might use a very old image, quoted countless of times, discussed innumerably ad aeternum, have we been able to leave the cave or even worst, are we really aware that we are dwelling in the cave, inhabitants of this dark world of shadows and mere appearances of truth and knowledge. We seem to be after more than two thousand years, in no position to answer this question.

JOHN BOLTON’S PRESENCE IN THE ROOM.

Roberto Palomo-Silva

John Bolton’s book “The Room where it Happened“. A colossal clash of narcissism, minds and rude power. Just recently published by Simon & Schuster, New York, 2020.

A controversy is installed. The book is very long. Detailed and carefully, very carefully crafted and built. It’s internal and external architecture is of the finest and extremely well designed and moreover, carry out, executed and implemented. It is also very obvious from the scratch, the mere beginning, that as soon or even before, Bolton entered the White House to assume his position as National Security Adviser, the book and the process of writing it down and structuring its content, came along and walked with him through every step, every meeting and consultation, mission abroad, traveling, phone calls and the rest, Bolton knew exactly and precisely that he was simultaneously writing a book, memoirs – although that is its subtitle – is not the correct term to refer to this book, although is widely and extensively employed when addressing this genre. Former Cabinet Secretaries and others, have come up with examples of such genre, from Secretaries of State to others, paid handsomely to cultivate this literature trend or cynically worded, extract important figures to what was “a service to the country’. Not a beautiful image to be reckon with. Questionable to say the least.

In essence the book tells a story about how two forms of narcissism collide.  On one side you have one of the most famous cases of narcissism in recent times, one that includes not only the classic trademarks but adds the forms, mutations or additions, of the “billionaire’s narcissism”.  The debate whether he is or is not a billionaire is redundant, he is an incredibly wealthy individual, when campaigning for the nomination of the Democratic Party, billionaire without any sort of doubt, Mike Bloomberg, began to draw the attention of many but one came from a fellow New Yorker who happens to live at Pennsylvania Avenue, of course nicknaming or branding another New Yorker was an irresistible temptation, so on came Mini Mike.  Naming names or using a well cultivated ability to predicate on degrading forms of colloquial language is a skill that he has mastered throughout the years and with remarkable outcomes. Nonetheless.
So came the reply.  While the liberal media enjoyed the clash of the wealthy New Yorkers, someone casually mentioned on a poorly thought commentary, that an election between two billionaires might not be appealing or interesting to the American people, Bloomberg countered without hesitation whatsoever: “this will never be a contest between two billionaires, because there’s only one in the running”.  He hit The President where it hurts the most and Bloomberg knew he was inflicting pain.  Narcistic egos have a fragile side and can be exploited.  This current clash is of another type of narcissism displaying other aspects of the complexities involved here.  The wealthy and successful one, in almost all levels of life,  surrounded by beauty, elegance and a combination of celebrity and politician, who succeeded where even him, thought wasn’t possible. On the other side an Ivy Leaguer, reputed litigator, diplomat and over all, a conservative very serious intellectual capable of understanding all the nuances of international relations, skilled negotiator and with a vast knowledge not only of the majority of foreign leaders, with some of them even on first name basis, not to say with – this is his own horrible wording – “the sherpas” an analogy to Himalayan carriers that are the ones who know the roads and weather conditions and serve as “guides” and “helpers” of those who dare to take the adventure of the climb. So the world of foreign relations is not only inhabited by those who close de deals, take the photos, there’s an abundance of them at the end of the book, and of course, the lesser ones, those who carry the documents, draft them in a seemly never-ending bararash of changes, re-drafting, additions, modifications, alterations, those who talk with their counterparts permanently and many times are sent, silently or even secretly, to discuss proposal, pre-proposal and last minute changes, “the sherpas” that at the end put the final documents at the table for the final re-check and signature. Agreement and deals. This is so, another kind of narcissism, the one that stems from the mind and intellect. The arrogance of the superior and super informed individual versus the adventurous politician/celebrity.

Probably after Oedipus myth, the Narcissus one is the best known and studied. It has created an incredible amount of literature and of course, influenced and even, gave birth, to one of the most important aspects of psychoanalysis and the different tendencies derived from the original, freudian conformations. It’s well documented that Paul Näcke (1899) was the first to introduce the term in its psychological or psychoanalytical shapes and forms. Nowadays the lacanian interpretation of the myth is very prevalent. The so-called scheme L has replaced the old construct, one can argue that moving away from the biologist Freudian conceptions might lead to a structural interpretation of the myth and it’ll be very useful to remember that the approach to the relation between the Other and the subject is “heard” trough-out language and this not only represents a novel conception but a transformation and important departure, from classical freudian biologism . Let us invoke some general ideas in our present context in order to arrive to a conclusion on how to read Bolton’s book or more appropriately worded, the controversy – it is indeed a very large controversy – set up by the book, its publication and the effort to prevent the book from becoming widely available, not to say that can be gotten online “illegally” too. If we remember the myth originally and if we were to be aloud to take Ovid version of the myth – a crucially relevant version – we’ll find on his version of the myth – probably we should introduce here the notion of myth variation rather than version -, clearly presented in the form of a poem, as myth has it, Narcissus is born from a violent act, almost can be sensed as rape, Cephisus, a river violently “posses” the delicate Niad named Liriope and beautiful Narcissus is born from the encounter, described by the poet in terms of streams and taken by force by the waves of Cephisus. As is usual and very well studied in classical literature – remember Tiresias prophecies leading to the War of Troy or Cassandra’s presages on the death of Agamemnon after their return from the war – a seer with prophetic vision is consulted and the poet leaves us this extraordinary line or prophecy, if we want to use the term freely: “si se non noverit” (Metamorphoses, Book III, 345). As difficult as it is to translate, let us dare an approximation, “if he doesn’t discover himself” or another more poetical one, used in a more poetic rendition, “if e’er he knows himself he surely dies” (A.S. Kline). Effectively Narcissus dies trying to know himself, searching for himself or not being able to recognise anything else but himself. On Freud’s famous study on narcissism the definition at the beginning of the text uses two German words that are crucial to understand the phenomena – at leat the theoretical and even methodological concept employed by Freud -, quoting Freud directly “…den Grösßenwahn und die Abwendung Ihres Interesses von Der Außenwelt (Personen und Dingen). Zür Einführung des Narzißmus, page 4, Wien 1924. Here we have the two leading terms that might help us to fully comprehend what the book and all the drama behind it unravels. The total lack of interest on the rest of the world unless is an extension of the image of the narcissist, generates what Freud describes as Größenwahn, probably translated as megalomaniac or a delusion of grandeur. Both main actors on the book have exchanged accusation following this line of argumentation. To conclude this brief commentary let us go back to the book and the controversy as such, to complete our remarks.

The extensive and even thorough details of Bolton’s work as presented in his book show to what extent his mastery and knowledge of all the areas of his expertise are remarkable. Long years of experience plus an excellent academic background, provides a very solid and ideal profile to perform this duties. The President wasn’t wrong when he made the decision to bring Bolton back to the White House as National Security Advisor. Qualifications for the task asked out of him, cannot be objectively questioned. So then, what fuels and stems the establishment of such a huge controversy. As Marcelo Dascal thought us while developing his now widely employed Theory, one of the first rules that govern controversies, is that once generated they tend to expand and expand this one did. No end in sight yet. The liberal media has been also looking for ways and means to contribute to its expansion and growth even more, it threatens to influence or might be used to influence the outcome of the November election. However it is hard to see it lasting until the end of the year, nonetheless both actors will remain very active on and during the whole process. Political Narcissism is a term or concept recently deployed and hasn’t spill out of the academic circles or intellectual discussions. Probably it might be an exaggeration to bring to the domain of Social and Political Sciences, all the psychopathological and other emotional elements that characterises this type of disorder. Not all politicians or public servants as well as mega entrepreneurs or members of corporations board and the likes, have narcissistic personality disorder. To affirm such and audacity can only be grossly misleading but even very dangerous and irresponsible. When Freud introduced the term or concept of Abwendung to describe the narcissistic behaviour he meant or singled out, one very complex pattern and the appeal to Narcissus myth provides tools to understand the structural elements of this “turning away”, “avoidance” of the real world and the understanding of state of affairs, sometimes and maybe this is the depth of the tragedy, not even being aware of the averting of reality that is taking place, actually happening. The “I” or the “Subject” on lacanian terminology, becomes the only measure of reality. This is what Freud meant by Abwendung. As a result of this particular and peculiar behaviour begins to rule politics the old Moto of the blind seers comes into light: si se non noverit. Narcissus unable to distinguish or separate his own self from all other things, succumbs tragically to his destiny. And needles to say how close to the abyss we walk not only by the ones that have to become the decision makers but probably worst, by those whose missions are none other than “the keepers of secrets”. It seems that the so-called “sherpas” at the end understand better their duty of being “keepers of secrets”. The nature of foreign affairs and international relations is grounded – and deeply and fundamentally – on reservation and ability to maintain discretion and silence. After all, Bolton quotes at leat twice probably more, James Baker’s – whose memoirs as Secretary of State fulfils unquestionably and abides by the Moto of the “keepers of secretes” – famous words, which I quote freely but emphatically, “after all he is the one elected”.

The Scientist, the Politician and the Journalist.

Roberto Palomo-Silva

Alexander the Great in the Temple of Jerusalem (circa 1750), Sebastian Conca (1689-1764) The Prado Museum.

On the Talmud, Tractate Tamid, 33a, b, the story of the visit that Alexander the Great paid to the Elders of the Negev is told in a magnificent presentation. Much has been written about this quasi mythological journey that Alexander took while expanding his empire throughout the Middle East and Africa. Tito Livius also tells a story about his entrance and meetings in Jerusalem with the Samaritans, the latter ones have been questioned and put on doubt as historical innacuaracies. Nonetheless the extraordinary conversations between Alexander and the Elders as told in the Gemara and the Talmud, place us before one of the most fascinating conversations imaginable. From Tractate Tamid we extract the famous question, raised by Alexander to the Elders: “Alexander said to the Elders: Who is truly worthy of being called wise? They said to him, citing a tradition (see Avot2:9): Who is the wise person? The one who sees and anticipates the consequences of his behaviour.” The wiseman is the one who has the ability to anticipate, to see the consequences of his behaviour. To see or foresee what is about to come as a result of the actions taken by a leader of men, thus Alexander being one of the historical most notorious leaders amongst the ones that led men, brings us directly into the idea of the virtues that leaders should posses to lead or better said to guide. Real leaders guide and specially during times of great despair or crisis, in the current usage that the word bears in our ways of referring to the worst of times.

The ancient greeks used two words to separate and distinguish two forms of organised knowledge, one is referred as δόξα, which has many meanings, it comes from the verb δοκεῖν, that carries the meaning of appear, seems like and is generally equated to the notion of “opinion”, in the sense of expressing a not rigorously constructed form of knowledge, tends to confuse and portraits a seemly debatable reality. Has the shape of an appearance or even a shadowy idea, blurred and confusing to use the language employed by the late Plato while referring to all “that is not”, μή ὄν, has no being or the famous, idea of the nothingness, not true Knowledge is a form of not being. That which is false has no-being. Is not. This of course leads to the false leader, the one that confuses, the one that deviates from his essential mission of “guiding with the truth”. Here we see the link to the sophists and their peculiar method, the anglers, those who draw up, the hunters of men, the fishers of men, the one that carry a spear, a hook to be correct, to hook the ignorants, those that are at the mercy of the language of confusion and chaos, deliberately ignore and separate themselves from real knowledge, ἐπιστήμη, epistēmē, the hook is an instrument to fish for men, to capture by the language of misguiding and deliberate presenting reality twisted and reshape, according to obscure and sometimes, sinister motives. Once again, here we see the proximity of politicians and sophists. But politicians are not the only ones hunting for men, using the hook of language or false knowledge to submit the will of the weaker ones, the vulnerable. We most examine this phenomena much closer. It presents itself on terrifying forms and even, where we least expect to erupt.

The present controversy existing amongst politicians, scientist and journalists, as fascinating as it may be, carries within its innerness, some very old elements, that can even be traced back to the great times of the greek thinkers. Plato’s long debates against the sophists, contained and constructed specially on his latter dialogues, specifically, those that carry the names of the most famous sophists namely, Protagoras, Georgias and the one that is simply known by the generic name of the Sophist. We are not going to go into the details of the argumentations and complex philosophical discussions. Nonetheless, some concepts might be of exemplary use to illustrate the actual state of affairs. If we could think like Plato and go trough the original “experience of the Ancient Greek language”, probably the politician and the sophist would be hard to distinguish. So it seems nowadays. And we are witnessing precisely this case, emerge before our amazed view of the discussion, manipulations of words, exchange of accusations to just mention a few of the astonishing ways and shapes that the interactions amongst the three of this powerful groups, presents itself while we struggle to understand what has engulfed all of us, on a really global scale. Very few countries of the world, if any at all, seems to be immune to this other form of contagion. Mathematical and statistical models, algorithmic ones, became the language of expression and representation of reality. The colossal effort to bring to the comprehension and understanding of all human beings, how this total confusion took place, generated and is acting, unraveling immense destruction and death everywhere and on all corners of the world. Notoriously we follow with the utmost astonishment, that is not – and is not clear nor have we gotten a clear and rational, scientifically grounded explanation to the reason of such disparities – to say with sheer disbelief how the numbers grow to levels that our phantasies wouldn’t dare to fare. As we see staggering sums of human beings dying daly, the paradox of the need to save and rescue the economy starts to become a crude necessity, we also witness the dance of trillions and billions of dollars, euros and other currencies, printed and offer to safeguard and safe the world economy from its total destruction. We don’t know what is going to come out of this explosion of numbers. But fear is rooted across the peoples of all countries.

On Plato’s Sophist dialogue, where he not only discusses the meaning and scope of the sophist but defines his methods and tools as a “fisher of men”, which he also characterises as an economical endeavour. The sophist acts under payment, hired to introduce confusion and manipulation of the youth and others vulnerable to the “enchantment of words and lies”. His tools as angler are none other than his spearing, drawing-up, hooking with the harpoon of his words all those susceptible to his bewitching craft. The Stranger, uses an specific greek word to describe his ways, says on one exchange with Theaetetus: aspaleutikhe, which is a form of παραδείγματα, although this Ancient Greek word is understood and use today in a totally different context and meaning, originally it refers to the education, that is why Plato on the Republic confronts, the two forms of Paideias, that of the poets and the one that he calls, παιδεία παραδηγματικά, the one built on values, virtues and principles and of course, the ideals of a culture, the search for truth and good. An education that forms on the search and achievement of that which is central to a culture and to humans whose pursue of the idea of good takes central stage. The so called “aspaleutikhn” strives to nothing because it lacks a purpose and a goal, seeks only gratification in the form of that which is-not, motivated the ambition to generate economical y financial advantages over the rest of humans by selling and buying a deformed presentation of reality. Sophists are for hire and for sale. This is an old controversy and not entirely solved. Similarities are clearly there and when a crisis of the current magnitude explodes all this angling and drawing-up emerges implacably. We have experienced on an every day basis the current confrontations generated by the paradox installed by the pandemic.

There is an incredible journey that probably, started with “the republic of letters” to the reading public, the redactional society or editing sub-cultures, the so-called idea that “everyone is a journalist” has shaped into today’s image-digital world of pseudo-information, commented “news” and the era of the cult of the anchor, this exceptional transformation has stablished an incredible complex subtextual and visually oriented presentation of reality. From the development of the field of critical cultural studies to the abandonment of the humanities as roots for the profile of the “journalist” – both terms “news” and “journalist”, intimately binned, are in desperate need of a very thorough and in depth redefinition – in many or most of the leading schools of thought that educate and form journalists. This is a new age and the written word is ceding its dominant place to the image or instant visual communicating message-sending information or interpretation process, a decoding and miscoding subculture. Written newspaper or critical commenting journals have been severely stricken and see strong demise in favour of the quick and always manipulated and doctored virtually and digitally emitted messages/news. Is the era of the “spin doctor”, whatever that might mean. It is truth that as a discipline “cultural studies” (Hoggart) probably was inspired by its oldest predecessor, the Kritishe Theorie – the original Frankfurt Schule – probably trough Adorno’s vast work and also Walter Benjamin influential legacy, had a very strong cultural component. But the emphasis was and still is on criticism. And thus, the critical journalist comes to life. News are not any more, just merely presented, told – although in many majors countries this is the dominant way – they are principally analysed and commented, redress and given in carefully crafted and constructed “doses” and overall, angels and perspectives. Images and words became tools to hook and capture innocent pray or nowadays called, uninformed individuals, hungry for information became vulnerable targets to the arts and ways of the huge “news corporations” or media, whose boards or even star anchors, fight personal agendas and ideological ones. Most of the time the person looking for “information” not only gets hooked, harpooned by the avid and skilful “fishers of men” – and here the resemblance becomes most evident – and joins without even imagining, a struggle for domination, power and control. This secret wars catch us unprepared and turns out into naive victims of a manipulative conflicts, where ideologies and mere financial or economical interest, masked and well hidden, clash for survival. These wars are cruel and fought without any kind of mercy or restrain. They are wars of destruction and annihilation. We, the silent witnesses. Sadly this state of affairs contaminated the crucial war that humanity fights against a deadly virus, that spreads unmerciful all over the world. We are feed everyday and from different fronts with false and misguiding information. We are being poorly lead on a war that politicians decided they were to ones to lead the charge against the invisible enemy. Both journalist and politicians are ill prepared to understand and fight this deadly enemy. The only ones – and they most be the conductors of the fight – are none others than the scientists, the epidemiologist, the real specialist assisted by all their pears and soundly formed and highly educated professionals, some of which have spent their entire professional careers and lives, studying this phenomena – to master the combat against this extraordinary malady are the scientist and not the politicians, nor the journalists, sometimes caught in other survival wars that are actually spilling over this most tenuous of times. Humanity is in the face of an engulfing catastrophe and the leaders of men this time, should lead if they are genuine guiders, by giving way the word to the ones that have the knowledge and master the ways to stop the spread of this evil decease. This post began with the quotation and retelling of the story that the Talmud and the Gemara left us, regarding the famous visit of Alexander the Great to the Elders of the Negev, the question raised then about “who is the wise man” and the reply by the Elders, stands as valid then and today even more, the wise man is the one who can anticipate, those are the educated which are fully able to anticipate, thus being none others than the scientists and the real guider follows their words and advice. So, therefore, guiders-leaders should and only listen to their scientist and wise men to come out of this horrendous pandemic. We owe it to the victims and their grieving families.

ON DEATH, VIRUSES AND THE GREAT PESTILENCE: The emergence of a new world.

Roberto Palomo-Silva

Roberto Palomo-Silva

The best of times, the worst of times. The great pestilence. When Death becomes an everyday and habitual occurrence of our immediate existence, the old existentialist notion, of being thrown in the world and the meaning of our existence inhabits the very owness of being-towards-Death, Sein-zum-Tode, which puts us in the presence of our historicity and temporality. But when the inevitability of Death starts to walk and parade in-front of our eyes, panic and terror, angst, wake from their ever silent companionship. A war is being waged against humanity by an invisible enemy, powerful but not invincible nonetheless. Leaders suddenly think of themselves as – or maybe are left without any other alternative – as military commanders that have to rally their troops to face and destroy an unseen killer that hides into the invisibility of the very same and old ones, that brought incredible punishment, pain, suffering without any announcement. No declaration of war whatsoever, jus ad bellum or chivalry gallantry play no role in this mysterious war against the hidden enemy, one that strikes unannounced and in the worst secrecy imaginable.

Probably the most famous reference to mankind in front of a great pestilence or plague, comes from the Book of Exodus, שְׁמוֹת , Shemot or simply Names as in the names of the sons of Israel that came to Egypt with Joseph and their liberation from Pharaoh and guided, lead by Moses to Erezt Ysrael. Pharaoh and the Egyptians were forced to face and succumb to the plagues that were brought upon them for not allowing the Joseph’s descendants to leave Egypt. In the above painting by James Tissot, circa 1902, titled “Water is changed into blood”, Moses uses Aaron’s rod and turns the waters of Egypt into blood. The story is told on The Book of Names, Exodus, Shemot, 7: 2–25. Moses is commanded to take Aaron’s rod – the same one that turned into a serpent and ate the rod-serpents of Pharaoh’s magicians – and together they turn all the waters of Egypt into blood and thereafter, the plagues were unleashed. There is an extraordinary ontological element on this story, whose implications are immense and totally transcendent to the limited scope of the present text, suffice to say that we here refer to the following and respect of certain practices and habits that mankind tends to forget or simply ignore. Here not only do we have the foundation of a nation emerging from diminished, severely diminished must be stressed out, conditions, that of enslavement, to a liberation and fulfillment of an alliance that will cover a whole people and the enormous punishment that carries and is inflicted on the leader that tyrannically wishes to continue the enslavment of the said people, the people of Israel, for the sole porpouse of his selfish and egoistic wishes, not to mention that he thinks of himself as being a leaving god, something that history has it, can be retold many, many times more, from different individuals. The link here, this ontological link is none other than the one a genuine leader has with its people to provide them with a morally and ethical encompassing leadership. Example with humility.

And from those times the plagues continue to unravel death and suffering to humanity like showing the limits of our dreams of conquering nature, transforming the world at large and establish man’s domain over everything. During the times of the Enlightenment the idea that eventually scientifical knowledge will help man became the ruler of all that is out there, created or not, gave birth also to the times of the great discoveries, the command over nature began its journey, poised by a blind faith on an emerging technology and latter on, an industrial process that established the one-dimensional reality, one that will lead latter on to the construction of the global and interconnected world, one economy deeply and secretly interwoven, in many shapes and forms, not all transparent and innocent, driven by the same blind idea that man can conquer and control all that is out there, even beyond the stars. And suddenly one day, when man was dreaming and planning to continue the exploration of space, even visiting again places were once a footprint and flag, were left and more daring, if at all possible, travel to Mars, beyond our undreamt dreams, take tourists to the Moon and some other working ideas in process, out of a silent silence, Nature reminded men, that the dialogue between both of them, has to be one of respect and mutual benefit, not the one generated by the language of domination and subjugation. Nature is not to be submitted, said the latter. Man must learn and understand that the need to coexist under certain principles is fundamental for both. So it spoke again, with its loud voice. A new plague stroke. Silently or voiceless. But with might that forces man to humble and rethink its essential relation with each other, the land, the planet and listen again to the old voices that are being silenced by the obtuse thinking of never-ending domination. Even man’s proudest domain was stroke by the irrationality of fear and angst. The global economy started to collapse, like a fragile construct before the silent eyes of the dominators. Nature is showing again man’s own limits. Once again a very old tale must be retold, the plagues are present anew and with its silent power, forcing man to reshape and maybe even understand and learn finally, to dwell well within his natural limits. The false dream is turning into a horrible nightmare, one that is so dark that has scared all the ruling powers that struggle to limit, prevent and ultimately, if at all possible, contain the enormous damage generated. This plague like all the previous ones, will silently vanish and leave a trail of suffering and death. Man must pause and re-thing or engage in deep thinking and ask himself the fundamental questions, the meaning of life and the way we leave with the others.

The current state of affairs have constituted a so-called Black Swan event, to use a recent terminology that describes a situation or to partially invoke Nassin Nicholas Taleb famous theory, what we face nowadays is none other than events beyond, well beyond, what could have been foreseen, although we begin to see that the science oriented and educated minds begin to prevail over the crude politicians and global entrepreneurs, algorithmically or even statistical models undergo a very strenuous times gathering adequate and controllable data to predict the behavior of the upcoming events, and needles to say that panic and the unknown – the very real fear of eminent Death or sickness – and its dark emotional prognosis, create this atmosphere of global collapse and imminent destruction of the world as we know it. Corrupted data, fake news, uneducated guesses and assumptions, mainly coming from leaders incapable of guiding trough this terrible crisis or bi-dimensional reality that strikes not only globally, but on two fronts simultaneously, the economy and health. The newest form of the Blank Swan threatens us from this double dimension and the metaprobabilty of annihilation takes precedent. The recent and ongoing collapse of the financial markets touches on the domain of the algorithmic-digital reality that we leave in, or better said, the financial and global leaders, the owners of reality and the shapers of this exclusive world of secrecy, that from a semi shadowy realm, rule most of our everyday reality, without the silent immense majorities being aware off its complexities and impacts on their everydayness and even more, on their livelihoods and even survival. Out of no comprehensible reasons – this is one of many groups digital-algorithmic reality that is at risk here – employment, jobs and daily life suddenly turns into something not attainable, any more. Dreams are shattered while politicians quarrel on different views or ideological positions, struggling to find ways to save multi mega corporations – they employ enormous amounts of people – seem to face a very deep abyss before our own amazed eyes. The world and our being-in-the-world, namely our essential existence, to employ another old word, our Dasein is facing a terrible treat. The virus – and the malady generated has been named using a code and numbers, COVID 19 – has infected the economy and by induction perhaps – just to recall that the original Black Swan dispute dealt with the nature of induction – has now infected our digital world, financial markets and all that evolves and re-volves around them.

One final word about the current emerging controversy – it is one, a very complex one we most underline -, addressing the monumental problem equipped with the tools of science is abundantly clear, beyond any dispute, the only strict approach. Resisting the temptation of politicization is of the utmost importance. But there is an essential aspect of the crisis that has to be faced and openly stated, this is not a mere numbers game, this is not an algorithmic construct, behind this numbers there are faces, human faces, stories, lives, tragedies, tears and despair. Human beings are dying everyday and comparing one pandemic to another doesn’t suffice. This is a colossal human tragedy a drama of global proportions. Some of us, probably a small minority, dislike deeply the never-ending allusion to numbers, curves and predicting when the curve will flat or when this unending recounting of faceless, cold and cruel numbers, will be replaced by words of empathy, consolation and warmth. Again, the numbers hide human beings, with names and loved ones, families, dear ones, friends that were inexplicably forced to come into the face of Death and her cruelty. Words of empathy and care most take precedence so humanity shows his bright side, the luminous and splendors of human nature, some of this we have seen, specially in view of the sacrifices and devotion with which physicians at all levels, nurses, health workers in general, the real front line of this war against the silent enemy, are enduring this terrible battle. The light will prevail at the end and a new world will emerge, let us hope it is going to be more human and full of generosity and care where the recognition and acceptance of the otherness of the other shall take central stage.

Roberto Ardón: de los triunviratos, los recios tiempos y los vientos negros y fuertes.

Roberto Palomo-Silva

La lectura y estudio de la obra publicada recientemente, por Roberto Ardón Quiñónez, bajo el muy sugestivo título Triunviratos (Guatemala: GRAFIA ETC, 2O19), contiene adicionalmente, un subtítulo aún más intrigante, “La controversial historia de las juntas de gobierno desde la caída de Jorge Ubico hasta nuestros días”. Cuando iniciaba la lectura de la misma, no pude evitar pensar, en la reciente controversia generada por la publicación de la última novela de Mario Vargas Llosa, Tiempos Fuertes, lo que pensaba al sumergirme en el estudio de la obra, de Ardón Quiñónez, lo lamentable que Vargas Llosa no hubiera leído este magnífico ensayo historiográfico y de análisis político. Hubiera evitado escribir y tener que defender, tantos errores históricos y sobre todo, histórico-analíticos, habría conocido mejor la historia política de Guatemala, sobre todo la que reconstruye, bajo una imaginación muy fértil, no cabe duda, e incurre, en el hecho de la justificación, que se trata de una obra de ficción y no una novela histórica. Cuántos ejemplos se pueden traer a cuenta, sobre novelas históricas y sus derivaciones narrativas, pienso en las maravillosas novelas de Umberto Ecco, que contienen un rigor historiográfico, de un gran nivel, a pesar de utilizar personajes históricos alrededor, de la creación, de una narrativa francamente extraordinaria. Lamentablemente o tal vez, una auténtica bendición, Ecco no recibió el Premio Nóbel de Literatura y tampoco fue ungido como Marqués, quedan sus extraordinarias obras y el tratamientos respetuoso y ajustado, de la historia incluso la de su propio país, pensemos en esa gran obra, El cementerio de Praga, al centro de la cual personajes históricos, de una gran relevancia, por pensar en dos, Garibaldi y Victor Hugo, son tratados con un rigor y de acuerdo a una realidad histórica sumamente objetiva. El manejo de la ficción, dentro del respeto a los hechos históricos, en el caso de Eco es ejemplar y por supuesto, hay otros más, los cuales no vamos a abordar acá, porque escapan los límites de este texto.

El desarrollo de los distintos Triunviratos, que básicamente se sucedieron a lo largo del Siglo XX – claro hay otros ejemplos, especialmente durante los tiempos, de las Provincias Unidas de Centroamérica, casos de las Presidencias, vale decir, José Cecilio Del Valle y Don Pedro Molina -, período en el que esta modalidad se empleó, en varias ocasiones y las cuales, no son necesariamente idénticas o similares, algo pareciera ser común, fueron Juntas, para transferir el poder o establecer un nuevo poder, en los casos más relevantes, incluso abrieron procesos constituyentes, no siempre conducidos, de la manera más correcta y menos apegados a los ordenamientos constitucionales y jurídicos o en respeto de los grandes principios de la ley y el orden, más bien hay un caso notorio, donde se dieron una serie de anormalidades legales, subsanadas, de formas muy tropicales, una notoria preeminencia de lo político sobre lo jurídico, para nada inspiradas, en los modelos constitucionales o de respeto a las normas jerárquicas o lo que muchos siempre añoramos, la vinculación esencial entre el Derecho y el Estado. Y francamente no se trata de tomar posición, frente al debate clásico, monismo versus dualismo, sino simplemente recalcar la historia política de Guatemala, está dominada, por la lucha, por mantener la Grundnorm o sea el constitucionalismo rector y conductor, base y sustentáculo, de nuestra arquitectura constitucional y por ende, de todo el sistema legal del país. Roberto Ardón nos señala a lo largo de sus análisis, de las acciones de los diferentes miembros de las Juntas, Triunviros, esta interminable y no resuelta tensión e incluso choque; lo hace eso sí, de una manera sútil a veces y, en otras directa y contundentemente. Un ejemplo tomado al azar, cuando se establece la Junta Revolucionaria, la vieja Constitución liberal, con sus remiendos y modificaciones, estaba parcialmente vigente y fue invocada, aunque ya hubiese sido derogada, para convocar elecciones presidenciales y luego se violentó también la sucesión presidencial, no obstante existir una normativa constitucional, que preveía un mecanismo de sucesión. Y a lo largo del estupendo texto – escrito y narrado en una prosa, de un muy alto nivel y con una fluidez excepcional, que hace su lectura un placer – señala y apunta a varios casos similares. /

De los capítulos, que componen la obra, son siete en total, incluyendo en ellos apéndice y bibliografía, los referidos a las Juntas-Triunviratos, aunque no sean necesariamente sinónimos ya que hubo o al menos hasta ahora, han habido juntas de más de tres miembros, unas que duraron un brevísimo lapso de tiempo y otras un tanto más, decíamos pues, que los capítulos, que tratan específicamente de las Juntas, son del segundo al sexto y tienen unos títulos muy acertadamente seleccionados, por ejemplo “los generales emisarios”, el momento de la designación de un sucesor de Jorge Ubico; “dos oficiales y un ciudadano”; “sillas musicales”; “la hora de los coroneles”; y, por último “la junta y la juntita”. La transición después de la sorpresiva renuncia, de Jorge Ubico, tomó a muchos de sorpresa, aunque en cierta forma era anticipada, por otros muchos, generó un complejo proceso de sucesión, sin entrar en los detalles – se trata sobre todo, de motivar a la lectura de la obra de Ardón Quiñónez -, la descripción y análisis son francamente estupendos, incluso hoy en día a pesar de existir amplia literatura al respecto y obras de mucha importancia, la manera de presentar el drama, de la salida de Ubico, es insuperable. Dejando de lado el relato, hay dos hechos, que destaca muy oportunamente, el primero se refiere a la manera como se conforma la primera Junta o en este caso, efectivamente, el Triunvirato, por los generales Eduardo Villagrán, Buenaventura Pineda y el mismo Federico Ponce Vaides. Nos acota con toda corrección, Ardón Quiñónez, que dicho procedimiento era espurio, violatorio de la remendada Constitución vigente, como lo hace e hizo ver, con firmeza y claridad contundente, el eminente jurisconsulto guatemalteco, a la sazón Secretario de Relaciones Exteriores, Carlos Salazar Argumendo, estamos una vez más, ante un momento de tensiones jurídico-políticas, donde se actuó a pesar, de tener mecanismos constitucionales, para solventar la crisis, en base a razones políticas y personales, optándose por tomar el camino, de la ausencia de continuidad jurídica – tal y como sugería Salazar Argumendo -, en favor de los criterios políticos y de coyuntura. Y al final, la Junta quedaría disuelta al asumir Ponce Vaides, un sumamente frágil gobierno y el cual se desmoronaría ante el proceso casi inmediatamente desatado, al intentar imponerse autoritariamente un gobierno y, tal vez más importante aún, preludiando desde ya el final del período liberal, que se había agotado plenamente. A partir de esos cortos meses Guatemala vería surgir el fenómeno de la llamada “revolución de octubre”. Antes de cerrar este párrafo quisiera referirme a la personalidad de Salazar Argumendo, un notable jurista guatemalteco y quien tuviera un destacadísmo papel, en el Diferendo Histórico con el Reino Unido, especialmente lo podemos apreciar, en la correspondencia sostenida, mientras se desempeñaba como Secretario de Relaciones Exteriores, en el año 1937, propuso al Reino Unido someter la disputa a un Arbitraje y planteó, que el Arbitro fuera el Presidente de los Estados Unidos, a la sazón, Franklin Delano Roosevelt, lo cual se puede leer en las notas de Salazar Argumendo, de fechas 24 de agosto y 22 de septiembre del 1937, donde entre otros puntos notables, remarca e insiste, que la disputa es eminentemente jurídica, además de proponer el Arbitraje como mecanismo de solución de la misma y la importantísima carta del 24 de abril, del 1940, donde además de lamentarse de la falta de voluntad, por parte de La Corona Británica, de aceptar alguna forma de solución, reafirma los derechos guatemaltecos, al referirse a la Convención del 69 como un Tratado de Cesión Territorial y no de Límites, jamás Guatemala ha aceptado este argumento, además de señalar acertadamente otros elementos, que escapan a este análisis, opté hacer mención de la figura de Salazar Argumendo, por su extraordinaria contribución y coraje al sostener una posición digna y justa, frente a las enormes presiones imperiales, en ese momento y, resaltar así, el nivel excepcional, de los actores de estos dramas históricos, en muchos de los casos, cuando defendieron la necesidad de conservar a toda costa, la vinculación esencial, entre el Estado y el Derecho o sea en defensa del constitucionalismo, como la mejor vía, para construir un sistema repubicano de gobierno, añeja aspiración, de la mayoría de los guatemaltecos. Esta tensión se seguirá viendo al continuar comentando el surgimiento y disolución, de las otras Juntas y Triunviratos, en la historia reciente de Guatemala./

El proceso que siguó es ampliamente conocido, el derrocamiento del régimen de Ponce Vaides y el inicio de la revolución de Octubre. La creación de la denominada, Junta Revolucionaria, constituida, por el Mayor Francisco Javier Arana, el Capitán Jacobo Arbenz Guzmán y el ciudadano – como se lo denominó a partir de ese momento – a Jorge Toriello Garrido. No vamos a entrar en los detalles sumamente conocidos, estudiados y sobre los cuales, se han escrito obras así como innumerables otras formas, desde literarias, hasta una enorme cantidad de artículos de periódicos, pocos períodos históricos han sido tan abordados, desde tantas modalidades y perspectivas, ideológicas, emocionales, líricas y un sin fin de expresiones más. Lo que más nos interesa destacar al tocar este tema, es que se trata de un complejo movimiento, sin embargo, quiero quedarme con la visión, que nuevamente resalta Roberto Ardón, de manera inequívoca: nuevamente estamos ante una ausencia de continuidad jurídica, la política y hasta el autoritarismo, siempre presente, provocan un desenlace forzado, la Junta misma, por sí y ante sí, obviando la ya vetusta Constitución liberal, sin contar con autoridad jurídica clara, decreta la disolución de la Asamblea y convoca a elecciones, bajo el amparo de normas derogadas y con unos vacios constitucionales notables y evidentes. De cualquier forma se instala a su vez, un nuevo proceso constituyente, que culminará con la Constitución de 1945, que fue promulgada el 15 de marzo del año señalado. Lo que no cabe duda, es que la Junta cumplió con los objetivos anunciados y el país, entro en un proceso democrático republicano, que llevará a la presidencia, al Doctor Juan José Arévalo Bermejo, quien regresara de la Argentina, donde incluso había adoptado esa nacionalidad, después de una muy exitosa y prestigiada carrera académica. Arévalo se constituyo así, en el Presidente más popular que se ha elegido y su fama y reputación lo acompaño a lo largo de su vida. Los acontecimientos, que llevan a la elección de Jacobo Arbenz Guzmán, como su sucesor, así como el asesinato de Francisco Javier Arana arrojaron, sin duda alguna, una enorme sombra y duda, no sólo sobre esa elección, sino también, sobre el futuro de una presidencia, que tuviera un final sumamente desafortunado. Eso lo veremos en la conformación de las Juntas, Pentarquía y Triunviratos, que sucederían después de la muy irregular renuncia de Arbenz.

Un muy importante punto, que el autor mantiene como “hilo conductor” de su narración y relatos, se palpa con mucha claridad, cuando describe la renuncia de Jacobo Arbenz, que se produjo un día 27 de Junio del 1954, renuncia pública, así como su posterior intento y, en alguna forma, aunque de manera efímera, intentara un traslado de poder al Coronel Carlos Enrique Díaz de León; pues bien, aquí nuevamente se incurrió, en una evidente violación de la Constitución vigente, que se había aprobado el 11 de Marzo del 1945 y entró en vigor el 15 de mayo, del mismo año, allí, en el texto constitucional, la norma que regulaba la sucesión presidencial, en caso de ausencia definitiva o absoluta, del Presidente de la República debía seguirse, dejemos hablar al texto mismo:

“Artículo 135. En caso de falta absoluta del Presidente de la República, tomará posesión inmediata del cargo el Presidente del Congreso y, en defecto de éste, o si no reuniere las calidades que esta Constitución exige, los Vicepresidentes del mismo, por su orden.

Si los Vicepresidentes del Congreso no llenaren las calidades o tuvieren los impedimentos constitucionales para el ejercicio de la Presidencia de la República, entrará a ejercer el cargo el Presidente del Organismo Judicial.

El sucesor deberá, dentro de los ocho días siguientes al de la falta absoluta, convocar a elecciones, las cuales se practicarán dentro de un plazo no menor de dos meses ni mayor de cuatro contados desde la fecha de la convocatoria. Efectuada la elección, el Congreso hará dentro de veinte días, la declaración a que se refiere el inciso 2o del articulo 115 y el ciudadano electo tomará inmediatamente posesión del cargo, computándose su periodo desde el quince de marzo siguiente.”

No puede ser mas claro y contunde el texto constitucional y la norma expresa totalmente lapidaria, más aún, se trataba de la Constitución misma, que la Junta Revolucionaria, se comprometió, como garantía definitiva, de una transición de los autoritarismos anteriores, abundantes durante el período liberal, para concretar una democracia plena y republicana, y, se cerraría así esa etapa autoritaria, que caracterizara a los distintos gobiernos liberales, hasta el final del fugaz gobierno de Ponce Vaides. Esa misma constante histórica, la cual Ardón Quiñónez destaca tan acertadamente, en su obra, se repetía una vez más, como seguirá pasando y el choque de las dos tendencias opuestas, se verán nuevamente confrontadas, en futuros momentos de la historia política del país. Lo veremos más adelante, con un resultado muy diferente, para asombro de muchos.

El período inmediato a la renuncia de Arbenz es uno de los más turbulentos, en materia de Juntas, Triunviratos e incluso una Pentarquía. El autor las describe magistralmente, una por una, con una precisión matemática, en cuanto a tiempos y lugares. Sólo para referirlas sumariamente, puesto incluso algunas duraron horas y días, en algunos casos. No vamos a tocar la influencia del Embajador Americano en ese momento, John Peurifoy, sobre quien muchísimas paginas se han vertido, desde muchos ángulos y visiones, lo cierto es que su intervención fue real y decisiva, así como la de su país, lo ha sido, en todas partes y todos momentos, lo continúa y continuará siendo. Esto es innegable e ingenuo sería considerarlo de cualquier otra forma. Dejando esto de lado, lo interesante acá es el tema o materia del libro, que nos ocupa, a saber, las Juntas y los Triunviratos. Después del fallido intento de literalmente “heredar” el poder o designar un sucesor – menuda práctica democrática aquella – el aludido Peurifoy intervino directamente, para aprobar y bendecir o sencillamente, tachar las juntas y sus maniobras autoritarias – es muy importante hacer ver esta tendencia ritualmente presente -, para conservar y trasladar el poder o sencillamente, para asumirlo o asaltarlo literalmente. Después de 17 horas el primer Triunvirato de la post revolución, se derrumbó, ante el empujón, de los mismos oficiales y el propio embajador americano, así pues Días de León, Monzón – quien jugará un papel central al participar, en todas estas intentonas continuadas, hasta su exilio definitivo – y Sánchez, debieron ceder a un Triunvirato, que se llegó a constituir y se semi consolidó, por unos días, lo integraron el ya mencionado Coronel, Elfego Monzón y los coroneles José Luis Cruz Salazar – quien hay que decirlo, tuvo una destacadísima carrera académica posterior e influyó decididamente, en los procesos democráticos recientes, después de una larga y productiva actividad política -, Mauricio Dubois. A pesar de todo el mayor escollo aún existía, el llamado “ejército de liberación” existía y esperaba ingresar al país, la confrontación había terminado, restaba que su líder y sus colaboradores, entraran y consolidaran el poder real. Faltaba un paso y ese se dio con el Pacto de San Salvador. A presiones de Washington fuera de manera directa o través de Peurifoy, el frágil Triunvirato se reunió en San Salvador, donde el Presidente Oscar Osorio, un militar también, facilitó las consultas, a la cual el ilustre salvadoreño, con vinculaciones familiares y de otros tipos más, en Guatemala, Rafael Mesa, proveyeron las condiciones, para que se efectuaran las negociaciones. No fueron nada sencillas y a eso del 2 de Julio se pudo lograr un acuerdo e integrar una Pentarquía, compuesta por los triunviros mencionados y además se unieron, el Coronel Carlos Castillo Armas y el Teniente Coronel, Enrique Trinidad Oliva – valga mencionar y aludir, que Oliva estaría señalado luego de haber directamente participado, en el asesinato del Presidente Castillo Armas, en un siniestro y obscuro complot aún no del todo esclarecido, murió en frente de su casa, no por un atentado de un coche bomba, delante de un Banco, que nunca existió, como la hace morir, Vargas Llosa en su polémica novela -, cuestión que habla de la cercanía de los dos e incluso, son ellos dos los que viajan constante al interior del país, visitando y coordinando, con los comandos militares, un posición común y una eventual disolución de la Pentarquía, como ocurriera posteriormente y Castillo Armas asumiera la Jefatura del Estado y luego la Presidencia, después de un plebiscito, que ganara con una mayoría abrumadora. Este tránsito de un Triunvirato a una Pentarquía y su disolución, vía renuncia de sus miembros, en favor de una Jefatura y ulterior Presidencia, duró unos 52 días de una enorme inestabilidad, que lentamente se fue superando, un día 1 de septiembre el proceso había concluido. Lo que vendría después estremece todavía a los guatemaltecos, afortunadamente los jóvenes, que no vivieron esos acontecimientos guardan una distancia y calma, frente a uno de los momentos más obscuros de la historia política, de Guatemala, la experiencia del llamado magnicidio, marcó a muchas generaciones de guatemaltecos, por diversas razones y no solamente políticas o ideológicas. Carlos Castillo Armas, el Presidente de la República, fue asesinado en la Casa Presidencial. Su esposa y un vestido lleno de sangre fueron testigo mudos de ese dramático episodio.

Después del asesinato – el denominado Magnicidio – el mecanismo de sucesión constitucional fue activado, a pesar de los intentos de establecer una nueva Junta, el Ministro de Defensa Juan Francisco Oliva, intentó en varias oportunidades asumir bajo la figura de un nuevo Triunvirato; sin embargo, prevaleció la voluntad férrea de varios civiles y notables juristas que eran parte del gobierno, como Ministros y otros altos cargos, Ardón Quiñónez cita en su obra la intervención crucial y decisiva, del entonces Canciller de la República, el recordado jurista e intelectual guatemalteco, Jorge Skinner-Klee, quien espetó duramente a los militares, así como a los demás miembros del gobierno presentes, durante una reunión, para instalar una nueva Junta, en las propias palabras del autor y citando una conversación privada con el ex Presidente y uno de los más brillantes juristas y políticos, de la Guatemala democrática, Alejandro Maldonado Aguirre y recordando la obra de Mario Efraín Nájera Farfán, casi al final de una aciaga reunión, en la madrugada, Skinner-Klee les dijera frontalmente a los militares intentando constituir un Triunvirato, “…si ustedes salen anunciando la integración de esta junta, sepan que se estarán poniendo ante la opinión pública un cartel en el pecho que dice Yo mate a Castillo Armas…” (Op. cit. pág. 145), el asunto quedó superado y la tentación por un nuevo Triunvirato se desvaneció. El mecanismo constitucional fue plenamente ejecutado, a pesar de la reserva, duda y profundo temor, del Primer Designado, quien casi se puede decir fue conducido, de su residencia al Palacio Nacional, para asumir la Presidencia, es así que el licenciado Luis Arturo González López asumiría la Presidencia entre el 27 de junio al 24 de octubre del 1957. Después de una elección sumamente enredada, entre el licenciado Miguel Ortiz Passarelli quien a la sazón era el Presidente del Organismo Judicial y el General Miguel Ydigoras Fuentes, resultando en una primera elección sumamente incidentada la cual tuvo que ser anulada y efectuar una nueva elección, en la cual el General Ydigoras Fuentes resultara electo y ganador de los comicios, asumiría la Presidencia, en un 2 de Marzo del 1958 y fuera derrocado por un golpe de estado directo, encabezado por el Coronel Enrique Peralta Azurdia, un 30 de Marzo de 1963, quien convocaría una Asamblea Constituyente, para redactar una nueva constitución y posteriormente convocar a una nueva elección, que ganaría el licenciado Julio César Méndez Montenegro, otro eminente jurista, quien asumiría la Presidencia, en una elección abierta y libre, en julio del 1966. Es oportuno mencionar aunque sea brevemente, que un último intento, que involucró a otro grupo de militares, durante el caótico momento de las elección del 1957, generó la tentación, de sucumbir nuevamente a la fórmula, de un Triunvirato, nuevamente encabezado por Oliva y que sería acompañado por dos militares más, empero, nuevamente se respetó el mecanismo constitucional y el Segundo Designado, el Coronel Guillermo Flores Avendaño concluyó la transición y posterior entrega del gobierno al General Ydigoras Fuentes.

La última Junta que conoció el país es probablemente la más reconocida, de todas las que se integraran, se trata de la resultante del movimiento, que depusiera al Presidente Romeo Lucas García – un general sumamente impopular e incluso, al frente de un gobierno enormemente controversial y cuestionadísimo – pues bien, el 23 de Marzo luego de un movimiento militar, el General Efraín Ríos Montt encabezó un Triunvirato, que duraría 68 días hasta que fuera disuelto y Ríos Montt asumiera funciones de Jefe de Estado, lo acompañaron durante la vigencia del Triunvirato, el General Horacio Maldonado Schaad y el Coronel Luis Gordillo, quienes fueran desplazados por Ríos Montt, hasta su derrocamiento por un nuevo golpe militar y el General Oscar Mejía Víctores después de asumir el gobierno, convocara a una nueva Asamblea Constituyente – la cual redactara y aprobara la Constitución actual y vigente – y convocará a elección democráticas, las cuales resultaran en el presente proceso democrático, que desde el 1986 ha visto continuar un transformador proceso democrático y una profunda transformación del país. La parte y descripción del proceso de consolidación del último Triunvirato y el movimiento, que derrocara a Lucas García, están brillantemente descritos y narrados, por Roberto Ardón, en la obra comentada, que recomendamos su estudio y lectura ya que las generaciones actuales son tocadas muy de cerca, por estos acontecimientos, que cambiaron dramáticamente la historia política de Guatemala. Nada puede substituir su lectura cuidadosa y meticuloso cuidado al presentar la sucesión, de los hechos y los resultados finales, de lo que reconocemos, como el último de los Triunviratos de la turbulenta historia política guatemalteca.

Roberto Ardón Quiñónez nos ha dejado una estupenda obra, para análisis y reflexión, de una figura sumamente controversial, se trata de un texto, de una gran seriedad y sobre todo, historigráficamente muy bien documentado. La historia vista desde el análisis crítico y no solamente como mera res gestae, sino bajo una mirada analítica y valorativa, como es el caso presente, resulta esencial, para la comprensión, no sólo de nuestra propia historicidad, en tanto que existencia, sino más aún, como nación y pueblo, es decir bajo esos procesos transformativos, que la política y la acción humana, sobre todo, desencadenan y precipitan. Es por eso, que al pensar en los Triunviratos y Juntas, nuestra historia se muestra poblada, por esos vientos negros y fuertes, de los que nos han hablado tantas veces, los cuales han soplado, con una contundencia abrumadora e incluso, en momentos, devastadora y destructiva. Hemos destacado como hilo conductor, la interminable y constante lucha, por encontrar a los juristas, jurisconsultos y “sus cajas de herramientas”, para emplear la expresión misma del autor, que en determinados momentos de nuestra historia, tuvieron el coraje y la valentía, de enfrentar a las tendencias autoritarias – y tal vez, mejor dicho, ambiciones desproporcionadas y personales, en casos, siniestras y sórdidas -, siempre amenazantes y acechando la oportunidad, de saltar y hacerse con el poder. La lucha por el límite del poder es esa constante, que el constitucionalismo republicano siempre debe sostener. Las tentaciones están siempre de por medio y por eso las amenazas, de los vientos negros y fuertes no pueden ignorarse.

ON TRUTH AND LIGHT. MUNDUS EST FABULA.

Truth lies at the bottom of the well by Frances Macdonald MacNair, circa 1912-1915.

Roberto Palomo-Silva

The search for truth is one of Philosophy’s most important tasks. On this never-ending quest, both disciplines, Philosophy and Theology, where intertwined in pursuing the meaning of truth. For centuries the idea of truth as adaequatio intellectus ad rem or veritas is adaequatio intellectus et rei, using Aquinas famous formula, headed and grounded Methaphyscs, Ontology and Theory of Knowledge. But the idea that Truth is such as far an empirical reference can be established with an object and a link or concordatio between language, concepts or principals – in the form of laws – and the external world is undoubtably proven via demonstration, either/or logical, analytical or even factual, Truth cannot be attested. Demonstration, factual checking falls into the realm of empirical science. This is generally speaking, one prevalent view and defended and shared by a large, maybe the largest segment, of the world of the analytical tradition and to some extent, that of pure science. Nonetheless there is another tradition. A very ancient one that sees Truth as a process of concealment and unconcealment, the coming into light of Truth is the emergence of what remains concealed. Truth is not evident it lays surrounded by enemies. It struggles against the covering and constant unmasking of its Being. In the ancient world Truth, Good and Beauty were taught together and as being ontologically one. Systems of knowledge were built and constructed on the idea of the essential unity of the three. Even more, the Supreme Being was once conceived to be the one where they all rested as one in its deepness. From the classical world comes this reference to Truth, on one of Aesops’s fables, this one is called “Truth in the Wilderness”, where we find an encounter that a journeyman has with Truth, and while the traveler asks why she dwells in the wilderness and not on an important city, the reply is remarkable: because nowadays lies inhabit almost all of humanity as opposed to yesteryears when “among old people few lies could be found”.

Ετεή δε ουδέν ίδμεν. Εν βυθώ γαρ η αλήθεια. This the famous quotation from Democritus, or at least attributed to him by Diogenes Laertius, render as the version “…for truth is in a well.” (Hicks, 1925). But the idea or tendency of translating aletheia as Truth is and has been contested and put on doubt, αλήθεια is a very peculiar greek word, the alpha at the beginning carries a negative connotation and from there we go to the notion of Lethe, Λήθη, which we all know is one the five rivers of the Underworld, the ones that drank from his waters, will forget all previous knowledge and experiences. It also carries the meaning of concealment and forgetfulness. Forgetting that which is most fundamental, what is forgotten becomes hidden not simply disappear. And Truth lies at the bottom of a well. It comes out from the depth of the well. There is a long road to the idea of the Nude Veritas but emerges from the original experience of truth as being absent, secluded or even precluded in the deepness of concealment and forgetfulness. Now the idea of knowledge as remembrance becomes even clearer. What we see isn’t only false but set upon us with the clear intent of deceiving. Deliberately creating the conditions that Truth won’t emerge from the well. The notion of a Naked Truth was very carefully crafted, discused and brought before the Light, in many ways and forms and impregnated all the humanistic disciplines, the arts and even emerging science, during the times of Italian Humanism. We can find many examples and representations of the Nude Veritas, in fact the same idea is pregnant to this period of history where the demand for Truth as pure as only she can be, becomes a general trend in many disciplines and no exceptions made, the arts take central stage on this most dear demand.

There is a long and illustrious series of extraordinary works of art that have depicted the Naked Truth during centuries. It would be almost impossible to quote them and even a selection, regardless how small or carefully picked might be, would undoubtedly leave out many or most of them. Let us refer to some of them in order, simply and modestly, to illustrate the arisen subject. Probably one that has become an icon in the post-truth culture, namely La Calunnia by Sandro Botticelli, that is safely guarded at the extraordinary Galleria degli Uffizi on that marvelous Italian city-museum in itself, Firenze, as we said, this outstanding work of art has turn in the nowadays iconic painting of fake news, certainly am not sure wether this is something that such extraordinary work of art deserves but, nonetheless, it is a work of art, a remarkable one most be underlined, dated from the period the Italians named as Quattrocento, history has it that the hidden narrative calls on the fact, that Botticelli came to know an antique greek painter, Apelles from 4 BC, found the description on a book by Lucian of Samostata, where the story is told, the book’s name is De Pictura di Leon Battista Alberti, where the Apelles painting is described and allegedly served as inspiration for the Italian master.

In the painting a story is being told, for our purpose what matters is that here we find a clear depiction of Nuda Veritas, alone by itself, standing on a semi distancing pose from the rest of the main characters of the story, they all seem to be quarreling about a young man, who is been dragged from the hair to face King Midas. Other characters on the painting namely, are Ignorance, Suspicion, Envy or Rancor, Slander or Calumny, Conspiracy and Fraud. The character dressed in black, Repetence stares at Truth with a certain shyness or even guilt. While Calumny dressed with great elegance, drags from the hair the young man in the opposite direction where Truth is standing. The imaging is so powerful that few words are needed to address the emergence of Truth form concealment and the dangers or enormous threats surrounding its coming into the Light. The experience of the unconcealment and concealment of Truth is present on this unique work of art. Truth speaks out and loudly about the threats she faces constantly and her power to conquer and to defeat lies and slander.

French artists from the late 19th Century to the beginning of the 20st Century left an interesting series of paintings – not only in the great French tradition but also in some other European countries as well – retelling the story of Nuda Veritas and the well. Sometimes is coming out of the well and others is laying at the bottom, awaiting, gazing, observing, watching, guarding even and protecting itself from slander and lies, falsehood and envy, like the rococo painter Lemoyne (1737) presented Truth being saved by Time. Gerome (1986) depicted Truth “shaming mankind” showing herself in its total nudity meaning in the full light of its own true. Debat-Ponsan (1858) gave us Truth fighting to come out of the well, Nec Mergitur, half dressed and struggling with two males dressed figures, one waring a mask and the other with a hat, in an effort to hold her down, on the process they seem to be tearing away the robe that barely covers her. “Truth still awaits to be seen.”, is the final line of the famous Amir Fable, that tells us about the encounter of Truth and Lie and how they exchange dresses Lie tricks Truth in exchanging clothes and since then Lie wears Truth’s clothes and has been walking rampantly among mankind while Truth “awaits to be seen”. Come out of concealment.

The concealment/unconcealment of Truth happens in the Earth and in the World. Mankind has been fighting this never-ending showing and disappearing of Truth without stop. In todays world it has taken other forms and can be typically illustrated in the different alternatives that facts and politics are presented or given on a constant everydayness that takes all sorts of shapes and presence. “Democracy dies in darkness” is a very powerful moto that is attached to one of the leading newspapers in the country. News presented as “show”, like a carrousel of smiles. The idea of the old journalists as truth seekers – one of the main character of the recent sitcom, “The Morning Show” remains her co-anchor: ” journalism is about the truth” – has been substituted by modern anchors, millioners work for billionaires news chains. And they bring us their version of Truth every day. Ratings rules this cruel and intense business, in the post-truth reality a reality of business and success. Ratings becomes thus, the new metrics for Truth. A successful anchor is also a businessperson surrounded by entrepreneurs and mega billionaires that from some place in the whole wide world, watch and follow their interest and signal instantly what can be said and how it can be said and of course, what most be suppressed or silenced. And the categories for this new subverted reality, none other than ratings and profits, circulation and advertising or even better, sales, the almighty sales, rulers of profits. But is not that simple. Global business is political at the same time. Cannot be otherwise. The ancient mantra of the universal Truth – one that is always valid in spite off any given circumstances – sedes silently to the new metrics. The global rules, corporate management, as the only model, has defeated the pursuit of Truth a long time ago, like in academia or even in diplomacy as well as other dominions, in the past considered sacred and whose missions were essentially linked to wisdom and peace. Truth is more hidden nowadays and the simple eye is incapable to see trough the enormous complexity that post-modernity has left us. Two illustrate this summary presented ideas, let us address two recent shows running or not, on the streaming alternative of the visual and optical presentations by two very intriguing and even opposing options. “The Morning Show”, which is about to complete its first season and Press a British – and we are very thankful to the British shows or sitcoms as well as their extraordinary actores – a very welcome option. They both deal with similar elements and objects. But their complexities vary. Nonetheless Truth is the matter in both cases. Journalism and Truth. There was a time when they were synonymous. Not any more.

While this currently open process unfolds and spreads in its complexities and many manifolds, the educated and observant seeker, remains truthful to the old ways. But can tradition overcame such colosal obstacles. Can the culture of image continuo to sujogate reality and present it as a new recipe ready made an easily absorbable, consumed even without the slightes hesitation. The more we move away from the carefully crafted and sturdy built Weltanschaung that stablished the pursue of Truth as being linked with Wisdom, Good and Beauty, we’ll be left with shambles and confusion inherited by the prevalent and dominant “theory of chaos” that rooms tyrannically in our current pseudo-realities. The ability to differentiate between Truth and Lie turned so blurry and the borders and limits of a hidden reality are so overwhelming, that even the mere skill to raise the question for Truth is almost immediately cast away as useless and insubstantial. Bears no relevance. That is why forgetfulness must be overcome and the search for aletheia carries also this pregnant meaning, remembrance, the restoration for the question of Truth implies the recovery of memory or to use the Ancient Greek, Attic to be precise, word: ἀνάμνησις anamnesis, reminiscence or deliberate recollection. Our indispensable task and mission, is none other that the recollection and bringing into the light, that which is the worthiest of all our goals, namely the remembrance of Truth and bringing out of the deep of the well, that which lays dormant, forgotten, and we can only achieve this by not forgetting and remembering that which is the ground of all that is, Truth.

LA RECIEDUMBRE DE LOS TIEMPOS: VARGAS LLOSA O LA AUTONOMIA DE LA OBRA DE ARTE.

Roberto Palomo-Silva

La lectura de la recientemente, muy recientemente, publicada obra de Mario Vargas Llosa, el último Premio Nobel de Literatura latinoamericano – en esta materia la Academia ha hecho unas escogencias un tanto polémicas, dejando ignorados a muchos extraordinarios talentos, no solamente latinoamericanos, sino también de otras regiones del mundo, personalmente, Amos Oz es y será un gran ausente siempre, al igual que Carlos Fuentes, cuya obra es de una extraordinaria calidad y profundidad, pocas veces presentes, aunque es abundantemente claro la cantidad y nivel de la literatura mundial, es riquísima y al tratarse de un premio global, resulta hoy día casi imposible, alcanzar a tanto talento, algunos incluso casi desconocidos -, decíamos pues, Alfaguara, acaba de lanzar la novela, en el corriente mes, Octubre, del presente año, Tiempos Recios. Como casi todos los jóvenes, en la América Latina, en mi generación, tan cercana y próxima al boom latinoamericano, crecimos leyendo esas obras iniciales de Vargas Llosa, que encontrábamos fascinantes, quién no caminó las sendas, de Pantaleón o se admiró con la historia de la Tía Julia, por no mencionar las Conversaciones y la Casa Verde y el que polemizara intensamente con García Márquez. Ese es el Vargas Llosa que conocía cuando una noche llegaba a Lima, había sido trasladado de Berna, para volver a servir como Embajador de mi país, en una ciudad, que me ha sido siempre sumamente entrañable, la habíamos visitado en más de una ocasión, mientras servíamos en La Paz – tuve el honor de servir como Embajador en nueve países, de los cuales guardo extraordinarios recuerdos, más de una vez he ponderado escribir unas Memorias de todos esos años y lo que nos tocara vivir, sin embargo, la diplomacia, en particular la nuestra, es un tremendo antídoto, contra las formas de egocentrismo, narcisismo y otras maneras de autovaloración exaltadas, puesto que suelen impactar profundamente, en la lectura del ser-sí-mismo y de nuestra particular situación, en el mundo, dicho eso, las dudas son demasiadas sobre la importancia de todos esos años, que al final dejan una profunda lección de humildad y conocimientos, con unos dolores y decepciones, nada dignos de recordarse -, volviendo al tema, esa noche de mi arribo a Lima, coincidía en la televisión peruana – eran los tiempos del Primer Gobierno de Allan García y la ciudad pasaba por limitaciones realmente importantes -, recuerdo me alojé en el Hotel César en Miraflores, la residencia no estaba en condiciones de ser habitada y mi familia esperaba, las mejoras adecuadas, para llegar a Lima; pues bien, el debate entre Vargas Llosa y Alberto Fujimori de cara a las elecciones presidenciales, era ya la segunda vuelta, Vargas Llosa había ganado la primera, sin tener una gran mayoría, tenía lugar aquella noche, por supuesto me senté frente a la televisión a seguirlo. Era la primera vez, que veía debatir y hablar en público al gran escritor, quien debatía, con un profesor de matemáticas, Ingeniero de profesión, japonés de origen, quien para mi mayor asombro e incredulidad lograba mantenerse a la altura del debate – cosa casi impensable – e incluso las encuestas posteriores lo daban por ganador, como efectivamente lo fue después. Llamar constantemente a Vargas Llosa, “Doctor Vargas”, se quedó grabado en mi memoria, me daba cuenta, que la posición de Vargas Llosa era precaria y su argumentación así como arrogancia y desprecio evidente, del desconocido profesor de matemáticas, no iban a penetrar en el votante peruano, la retórica liberal o libertaria no eran suficientes, la defensa del libre mercado y el free choice, poco hicieron, para contrarrestar la mentalidad y visión pragmática y ejecutiva, de Fujimori, quien se mostró incluso como un profundo conocedor de su país – debate aparte es si Fujimori era o no peruano de origen o la posterior valoración de su larga gestión, plagada de corrupción y escándalos, aunque llena de éxitos en materias concretas, logró terminar con el caos financiero que el gobierno del APRA dejó al Perú y logró reinsertar al país en el sistema financiero internacional, en su primer gobierno lo que vino después y su lucha contra Sendero Luminoso y la captura y prisión del Presidente Gonzalo o sea Abimael Guzmán es otro tema y escapa totalmente este breve comentario -, al final de esa elección Vargas Llosa, por todos conocido, se marchó del Perú e incluso optó públicamente por la nacionalidad española, país donde reside actualmente. Y allí empezó una muy larga y fructífera etapa de la creación literaria además de incursionar, en otras actividades cercanas, como el periodismo y la crónica, la buena crónica, no la de los escándalos y la publicidad negativa, incluso se asomó, creo brevemente, en análisis del balompié, para usar el término correcto, en nuestro maravilloso idioma.

No vamos a reproducir la trama de la obra, aparentemente el centro de la misma, lo sería el asesinato de Carlos Castillo Armas y una supuesta intriga orquestada, desde Ciudad Trujillo, en aquella época así se llamaba Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, bajo complicidad de un oficial del entorno, del Presidente Castillo Armas, el Teniente Coronel Enrique Trinidad Oliva, hermano del entonces Coronel y Ministro de la Defensa, Juan Francisco Oliva – cuyo cumpleaños se celebraría esa misma noche o sea la noche del crimen -, quien no está claro del todo fuera parte de los conjurados, aunque otras versiones sí lo implican, no así Vargas Llosa y su narrativa fantasiosa, acompañados por supuestos “sicarios” dirían hoy en día, bajo el control del Dictador Dominicano, Rafael Leonidas Trujillo, quien al sentirse ofendido y traicionado, por Castillo Armas, al no cumplir con una supuesta oferta, de invitarlo oficialmente a Guatemala, recibirlo con los máximos honores e imponerle la Orden del Quetzal. Los sicarios dominicanos, en plena coordinación con Oliva, burlan toda la seguridad de la Casa Presidencial y logran introducirse, por la noche y asesinar al Presidente, quien caminaba en esos momentos, hacia una cena o acto oficial, próximo a celebrarse. Tanto los hechores extranjeros y el único complotado guatemalteco, actuaron, con una cierta bendición de la CIA y un supuesto agente a quien Vargas Llosa llama a lo largo del libro, “Mike o el hombre que no se llamaba Mike”. Alrededor de esta terrible historia, giran una serie de personajes, históricos, reales, que son mencionados con sus auténticos nombres, así como el de los hechores del magnicidio. Contrario a lo que Vargas Llosa afirma, en realidad solamente Castillo Armas es el único Presidente asesinado en Guatemala a lo largo del siglo pasado, así como esa leyenda negra, incansablemente repetida, sobre el Apocalipsis de la supuesta “primavera democrática” guatemalteca. Jacobo Árbenz mismo se hizo elegir Presidente, sobre un crimen, nunca del todo aclarado, de su rival – quien gozaba de una enorme popularidad indudablemente, lo cual siempre planteó dudas, si Arbenz ganaría unas elecciones, en las que tuviera que competir, con Francisco Javier Arana, asesinado de manera muy misteriosa – o sea ese hecho, el cual algunas han tratado de ocultar, desvirtuar e incluso atribuirlo a supuestos complotados, sobre el cual existen serias evidencias, que plantean al menos una enorme duda, tampoco ha sido del todo aclarado y permanecerá siempre, como una enorme sombra, sobre toda esta terrible historia. Sin embargo, la protagonista de la novela, es Marita, a quien extrañamente apoda Miss Guatemala, una mujer cuyo verdadero nombre es Gloria Bolaños, por razones no tan evidentes – nada es evidente en esta narración -, es una o tal vez la única de las personas, que evita llamar por su verdadero nombre. Una de las cosas más asombrosas, es una especie de addendum o “anexo”, el cual lo titula simplemente, “Después”, en el que recoge una supuesta entrevista con Marta Borrero Parra, en la ciudad de Washington, a cuya vivienda acude acompañado de Tony Raful, a quien le dedica, entre otros el libro, autor este de un libro publicado hace poco, bajo el título “La Rapsodia del Crimen” (Grijalbo, 1917), quien relata esta misma historia, que Vargas Llosa modifica o agrega esencialmente, muy poco; pues bien, según el propio Tony Raful, Gloria Bolaños vive en New York, tal vez asustado o cauteloso, Vargas Llosa a quien en esa supuesta entrevista, amenaza e incluso saca de su casa, Marta Borrero Parra/Gloria Bolaños, quien extrañamente le dice, no se moleste en enviarme una copia del libro, porque no lo voy a leer, no obstante, mis abogados si lo harán (pág. 348). Y más aún, si nos fijamos en el siguiente párrafo, en la página 336 del libro, donde literalmente dice lo siguiente: “Llevo dos años imaginando a esta mujer, inventándola, atribuyéndole toda clase de aventuras, desfigurándola para que nadie – ni ella misma – se reconozca en la historia que fantaseo.”. Y aquí es donde nos centramos en la cuestión fundamental.

En diversas ocasiones, al referirse a su nueva obra, Vargas Llosa ha enfatizado, se trata de una novela de ficción, no de una novela histórica y los hechos no son narrados, contados, como los de un contador, de una manera estrictamente apegada a la forma real como los sucesos novelados, verdaderamente ocurrieran. A lo largo y ancho del texto – para nosotros lo interesante es el texto, el cual emerge y se separa de su creador o autor, para constituirse en obra literaria o en otra cosa – Vargas Llosa narra con la irresponsabilidad, de quien se siente afuera de ese submundo infernal; empero, su trabajo de investigación previa y la manera como “cuenta” los acontecimientos – que para los guatemaltecos tienen una enorme importancia – lo hacen alejarse muchísimo de la verdad histórica y más aún, ofrece una caracterización de una país, en momentos pareciera también de toda una gran región de la América Latina, aquella que Pablo Neruda llamaba “la cintura de América”, en el Canto General. Dada mi formación particular, cuando pienso en el arte y las obras artística, como la gran literatura, evito siempre no ignorar, su relación con la verdad. La esencia del arte surge desde la manifestación o del desocultarse de la verdad, que éste trae a la tierra y al mundo. La obra de arte instala una tierra y habita un mundo. Y en este caso hay una muy deliberada construcción de unos personajes siniestros y sombríos, una historia diabólica e infernal, surgida en los laberintos nocturnos del poder y del misterio de una naturaleza humana deformada y torcida. Incluso la cita de Churchill en inglés y sin traducir, que se lee al inicio del libro, no está puesta allí por casualidad. Al referirse a “…this bloody place Guatemala..”, haber elegido esa expresión típicamente inglesa, coloquialmente inglesa, nos da un marco referencial, en el que casi como el Dante: el narrador y ahora su lector, están por entrar en los círculos del infierno y la lectura de esta obra, para mi fue eso, como un descenso a lo más infernal y obscuro de lo humano. Para cualquier guatemalteco, sea de la orientación o tendencia política, que sea, partidario de uno u otro bando, es un auténtico tránsito, en un delirio y alucinación, casi inexplicables.

La muy curiosa estructura dialéctica de la novela, es sumamente interesante. No cabe duda, que el pensamiento dialéctico aún prevalece y Vargas Llosa no lo ha abandonado del todo. La apertura o inicio de la novela, es tan asombrosa como el arriba mencionado, anexo o pseudo agregado. La entrevista con la protagonista imaginario-desrealizada, para recordar un tanto, el lenguaje sartriano, de esa extraordinaria obra final incompleta, sobre Flaubert, que bien vendría a cuenta, L’Idiot de la famille. Los pares de oposición, a la manera estructural, se repiten en la construcción y arquitectura, internas y externas de la obra, Jacobo Árbenz y Carlos Castillo Armas, Sam Zemurray – un judío moldavo, emigrante y exitoso empresario, Edward L. Bernays, un judío vienés, emigrante también; por cierto el fundador del prestigioso Zamorano, hoy día una Universidad Agrícola, en 1941 fue Zemurray, con el invaluable apoyo del Doctor Wilson Popenoe, – cuyo trabajo y dedicación son ampliamente recordados y muy valorados, en toda la región – Zemurray incluso Presidió la United Fruit Company. Las oposiciones o relaciones de oposición dialécticas son muchas, en muchos momentos, parecieran implicar incluso cuestiones, de supuestas superioridades e incluso estéticas, esto merecería análisis posteriores y más profundos, nótese las constantes referencias “al hombre más feo del mundo”, casi implicando una relación entre el horror, la fealdad y el mal. Todo esto precipitará una narración lenta y cargada de opiniones expresadas a través de los personajes construidos, bajo ciertos prejuicios o ideas preestablecidas, alrededor de estos trágicos hechos. Las confusiones, incluso anacronismos son muy notorios, escogemos algunos al azar, para conformar un argumento, sobre lo que pueden ser no solamente los excesos, en la creación, sino tal vez, más preocupante, el abandono de la verdad. A lo largo de la página número 25, después de reconstruir una reunión imaginaria del Directorio, de la United Fruit Company, hace decir a Bernays, en oposición al más rudo y directo, Zemurray – Schmuel Zamurri era su nombre original, conocido como el Bananaman -, que implementaría una narrativa mediante la cual, influenciaría la opinión americana y crearían, las condiciones, para justificar una estrategia dura y agresiva, frente a un comunismo en expansión, allí lo hace afirmar lo siguiente: “Mediante la prensa, la radio y la televisión, la fuente principal que informa y orienta a los ciudadanos tanto en un país libre como en un país esclavo.” (Pág. 25). La televisión, realmente, programas de penetración propagandista al estilo nazi, promovidos por un judío americano, es muy dudoso, de cualquier manera la televisión se introdujo en Guatemala a finales de los años cincuenta y principios de los sesentas. No sólo parece anacrónico, sino poco real. A Bernays se le pueden atribuir muchas cosas – la invención de Madison Avenue, si se quiere exagerar – pero es muy cuestionable esta línea de pensamiento. Los pares de oposición se ven allí plenamente configurados. Las confusiones históricas también se suceden, fincas de café en Chichicastenango y, algo particularmente curioso, además de describir y construir una larga y extensa galería, de personajes degenerados e infrahumanos, los hace tener unas costumbres particularmente desagradables, si quiere practicar el neorrealismo, pues es una elección de su condición de creador literario; pero, hacer beber Ron Zacapa en los años cincuenta, a esta galería de monstruos, es realmente una total barbaridad, el Ron Zacapa surgió y se estableció en Guatemala – ahora una de las marcas más prestigiosas del mundo y uno de los mejores, sino el mejor, rones del mundo y con énfasis, creado y producido en Guatemala – al menos cuarenta años después, de todos estos hechos. Y así se siguen una serie de libertades creadoras, muy separadas de los hechos históricos como tales, prevaleciendo anacronismos y confusiones, en su narración y recuentos de la historia misma de Guatemala. Particularmente confusa es la referencia a la Embajada americana ubicada, en la zona 14 de la ciudad, además de describirla, como la más lujosa y afluente, lo cual es totalmente anacrónico, puesto en los años cincuenta no se había desarrollado aún dicha área de la ciudad y todos los guatemaltecos saben, en qué parte de la ciudad se encuentra la residencia de la Embajada estadounidense y no es donde la fantasía de Vargas Llosa la instala.

Hay un hecho, en particular que me interesa personalmente rescatar, los dos episodios centrales, son la ejecución del crimen y la caída-renuncia de Árbenz. No me ocuparé de la cuestión de la gesta liberacionista, francamente mucho se ha escrito sobre esto y aún hay guatemaltecos vivos, que pueden y seguramente lo van a hacer, referirse con precisión histórica a la verdad, cómo se sucedieron los distintos momentos, que atravesó este complejo proceso. En ese mundo de dictadores “tropicales”, que Vargas Llosa ha elaborado, no es el único se haya ocupado, en hablar y narrar estos horrores, que nuestros pueblos han vivido, me interesa destacar una cosa, para mi de relevancia fundamental y pocas veces referida, de esta terrible tragedia. Castillo Armas no hizo la liberación solo y tampoco la CIA y Peurifoy, ahora bien, la influencia y presencia norteamericana ha sido y continuará siendo enorme y es difícil pensarla de otra manera, lo curioso es el giro que está tomando actualmente. Hubo una muy extensa participación, de personas, no solamente de la élite guatemalteca, sino también de otros estratos sociales, que participaron y sí, también hubo extranjeros. Como en todos los casos. En esto no se puede ni debe ser ingenuos. Castillo Armas no se pensó a sí mismo como otro Ubico o Estrada Cabrera, no se vio nunca como Presidente Vitalicio, esa nunca fue su intención y las personas a su alrededor, tampoco auspiciaron semejante fantasía, es muy importante destacar, que las listas de su gabinete, los miembros de la Asamblea Constituyente, que redactaron y aprobaron la Constitución, de 1956 están llena de los más ilustres y connotados guatemaltecos, muchos de los cuales eran ya personalidades de enorme prestigio, sino lo siguieron siendo a lo largo de sus vidas profesionales, por cierto, se equivoca el autor, al referirse al Ministerio de Justicia, como lo hace, término propio de otros países, en el Perú por ejemplo, en el caso guatemalteco era y es aún, Ministerio de Gobernación, lo ocupaba el Licenciado Don Miguel Ortiz Passarelli, quien incluso años después presidió una de las Cortes Supremas, con una serie de nombre y juristas de un enorme prestigio y respeto. Fue Ortiz Passarelli quien perdió las elecciones, con el General Ydigoras Fuentes, elecciones que se hicieron bajo ese marco normativo, de una Constitución llena de enormes rasgos de modernidad, con algunas cuestiones menos felices, facilitó de cualquier manera la sucesión presidencial, posterior al asesinato del Presidente. Dicha constitución contemplaba la figura de los Designados, normado en los artículos 165-167 de la misma y de esa forma se llevó a cabo la sucesión, no mediante un nuevo golpe, como lo sostiene Vargas Llosa. Castillo Armas no podía reelegirse y no lo buscaba tampoco. El artículo 162 de la referida Constitución, estableció contundentemente la no reelección directa y establecía, una espera de dos períodos presidenciales, para poder buscar una nueva reelección o sea, doce años. Incluso contiene unas cláusulas muy claras, sobre la manera cómo se podrían modificar esos artículos y las limitaciones que existirían. Esto es muy relevante, para entender que la historia de Guatemala es y ha sido una lucha interminable, por construir una República Constitucional de Derecho. Eso y no las dictaduras está en el corazón de los guatemaltecos. Nada más alejado, que los dominios interminables de tiranos y dictadores, esa es y ha sido la lucha real, frustrada, truncada, inconclusa, siempre en marcha, esa y no otra es la vocación de la manera cómo el guatemalteco quiere vivir y organizarse. El autoritarismo es una aspiración de pequeñas minorías.

Para concluir y cerrar este muy limitado comentario, no tanto análisis, bien merecerá ese trabajo posteriormente, quisiéramos mencionar algunos asuntos, que es mejor destacar al final. En este tema, existen claramente dos posiciones confrontadas e irreconciliables. Vargas Llosa ha hecho esa extraña afirmación, sobre el surgimiento del fenómeno castrista y el ascenso y establecimiento del comunismo en Cuba. Incluso afirmar, que sin la Liberación y la “odiosa” intervención estadounidense, vía la CIA y el Departamento de Estado, por razones siniestras y obscuras, proteger a una empresa dedicada al banano y las frutas, cuyo poder mitológico, era capaz de cambiar gobiernos y corromper vidas y personas. La Guerra Fría sucedió y fue crudamente real. Y se libró por todas partes, no solamente en el Occidente, ni en el Oriente comunista, también en la América Latina. Con extraño dejo de piedad, Vargas Llosa busca redimir a Árbenz y lo hace una víctima del enorme poder, de sus opositores. No lo rescata, lo explica o al menos eso nos intenta hacer creer. Al manipular y cambiar los hechos históricos, crea una ficción literaria sumamente desagradable. Trata de hacernos ver el horror de los monstruos, que han gobernado y abusado a todos los países de esta región. No quiere decir – eso seria insostenible, que tales infiernos no existan en otros latitudes y muy cercanas a nosotros -, los demás países están y son o han sido inmunes a estos trágicos destinos. No es ese el principal argumento. Lo que francamente es difícil, muy difícil, de aceptar, es esa pseudo-causalidad, de los hechos alrededor de esta terrible tragedia – el final trágico de la vida de Árbenz ha sido ampliamente documentado y es eso, una horrible tragedia -, en la cual los principales protagonistas sufren destinos enormemente perturbadores. Lo mismo es el final de Castillo Armas, un magnicidio el cual aún hoy en día es casi imposible de comprender cómo pudo pasar y la explicación de los “recios tiempos”, es francamente insuficiente, ficción por decir lo mínimo. El fenómeno de la liberación no es el origen causal del “castrismo”. Fidel Castro surge bajo otras condiciones y en otras realidades, que aunque cercanas, esencialmente distintas. Y allí la mano estadounidense también estuvo presente, como lo continuará estando, constante e ininterrumpidamente.

De una manera muy íntima y personal, casi totalmente privada, quisiera cerrar este comentario a Tiempos Recios, con una nota sumamente emocional, Odilia Palomo Paiz, era hermana de mi padre. Entre los dos existió siempre una relación entrañable y que testimoniamos a lo largo de nuestras vidas y la de ellos, los dos descansan en paz. Tía Lila, para todos nosotros, fue siempre una invaluable y querida presencia, muy cercana siempre. Incluso durante los años, en los cuales ella tuvo una participación política pública, hasta su retiro de todas las actividades políticas, mantuve una estrecha relación, con ella. Largas conversaciones, secretos compartidos, sugerencias, consejos, en fin, me fue lentamente contando una gran cantidad de sucesos y hechos, alrededor de toda esta tragedia, que conservaré y guardaré conmigo siempre. No me interesó y menos ahora, la “civilización del espectáculo”, la cultura del entretimiento, como la llama Vargas Llosa o la época de la imagen, como preferiría denominarla. Mi madre, Julia Silva Beteta, también fue testigo presencial, de mucha o casi toda esta terrible historia. Ella nació en New Orleans, una ciudad muy querida y con la cual mi familia ha mantenido una larga vinculación, mis abuelos maternos, los padres de mi madre, incluso, se casaron en New Orleans. Mi madre llego a Guatemala a casarse con mi padre, muchísimos años después, no era guatemalteca aunque logró vincularse con suma facilidad, mi abuela materna era guatemalteco-mexicana y tenía una familia bastante grande en la Guatemala de ese entonces, eso facilitó mucho la integración de mi madre a un núcleo familiar. Nosotros pertenecemos a una generación que aprendió a amar con respeto. Mi madre tuvo que huir de Guatemala hacia Honduras, teniendo yo apenas cuarenta días de nacido, un bebé de brazos decían en Guatemala antes, logró cruzar la frontera y con extrema cautela y precaución culminó ese azaroso viaje y trayecto, bajos circunstancias sumamente delicadas. El comunismo era real, no era una ficción novelada o inventada, por Peroufoy y otros agentes de la CIA o políticos del Departamento de Estado, para justificar o inventar una agresión. Muchos lo vivieron y lo sufrieron no eran fantasías, había familias divididas por estas causas. Muchas de estas cuestiones, de gran importancia para mi, pude lentamente confrontarlas y enriquecerlas a lo largo de mis muchos años de Servicio Diplomático, Embajador en nueve países distintos, me ayudó muchísimo a poder acumular muchísima información y descartar otra. Mi carrera diplomática ya ha concluido, ahora es el tiempo de las lecturas y la reflexión y, sobre todo, de la escritura. Entre mi familia, se contaba la historia, que al producirse el asesinato de Castillo Armas, dejé de hablar por mucho tiempo, largos silencios, hasta que de pronto, lo volví a hacer. Ahora prefiero guardar silencio y esperar, que Guatemala no tenga más “recios tiempos”, sino tiempos de paz y alegría, tiempos de prosperidad y no de lágrimas.

LIBER AMICORUM: ARMANDO DE LA TORRE Y SU LEGADO. El GRAN AGRADECIDO.

Roberto Palomo-Silva

Conocí al Doctor Armando De La Torre durante mi examen privado de licenciatura, en la Universidad Rafael Landívar, cuando sometí mi primera tesis – después escribí otras más durante mis años de estudios doctorales -, sobre Heidegger, era una cuestión bastante complicada, aún recuerdo vivamente toda la historia de la elaboración de la misma, el asesor era el Padre Antonio Gallo – a quien todos sus alumnos y seguidores, admiramos profundamente y, en mi caso particular, lo recuerdo siempre con un muy profundo cariño -, la terna la integraron el Dr. Luis Lara Roche – un muy importante filósofo guatemalteco, con una larguísima trayectoria académica; el Dr. Vicente Arranz Sanz, por quien dicho sea, guardo una enorme admiración y cariño mantenidos a lo largo de mucho años, y, por supuesto, el Dr. Armando De La Torre. Escribir una tesis sobre Heidegger en aquellos años era una enorme audacia, aunque todos eran plenamente conscientes de la enorme importancia de su pensamiento, no tanto de su vida, tal vez por la propia influencia del mismo Heidegger nunca me interesé demasiado en las vidas de los autores que estudiaba o leía, lo cual tal vez con los años pasados, me obliga a reflexionar, si francamente podía practicarse dicha excepción, reducción eidética quizás o, usando una expresión de la fenomenología, tan cercana a mi pensamiento, “poner en paréntesis”, einklammern siguiendo a Husserl o hacer epojé, ἐποχή, de las vidas personales de los autores estudiados, de allí pues, para mi el texto regía antes de todo, incluso llevado aún más lejos, los textos originales, evitar traducciones, en tanto y en cuanto ello fuera posible, lo fundamental era sumergirse en el texto mismo e incluso ponderando la influencia de los interpretes y traductores. Los aportes y observaciones del Dr. De La Torre fueron muy importantes, para la redacción definitiva de un trabajo complejo y lleno de cuestiones filológicas y giros particulares del alemán, él fue quién me hizo la llamada de atención, que el término Gelassenheit, era femenino en alemán y deberíamos conservar esa redacción, lo cual incorporamos inmediatamente al corregirlo y presentarlo ya definitivamente, para el examen público. Allí se generó una relación llena de respeto y cariño, que se ha mantenido hasta estos años. No hace mucho, tal vez un par de años, lo visité en su casa de La Cañada, estando de visita en Guatemala, mi querida amiga, Ana María Timpanaro, tuvo la cortesía de llevarme a verlo. Platicamos extensamente de muchos temas, mi interés en la política y los fenómenos de poder, no es central en mis intereses, más dirigidos al pensamiento filosófico y a ese encuentro con el Derecho Internacional, eso nos acercó al tema del Diferendo sobre Belice, una materia, que al Doctor De La Torre le interesaba mucho, conoce profundamente hay que decirlo, hablamos extensamente de ello, en muchas ocasiones y claro está, la filosofía y la Cancillería – mi otro gran interés – centraban nuestras conversaciones.

El libro – publicado, en Guatemala, por la Universidad Francisco Marroquín y el Instituto Fe y Libertad, durante el 2019 y cuyo título completo es Liber Amicorum: En honor de Armando De La Torre – reúne una colección de ensayos e incluso unos poemas, de ese extraordinario talento, Amable Sánchez Torres, quien a lo largo de su vida ha cultivado una poesía excepcional, con un cuidado y pulcritud únicas, sus sonetos, son de una métrica y construcción ejemplares, con esos poemas se abre el libro. Y luego hay una serie fascinante de ensayos, que abarcan muchas “formas del saber” – me gusta emplear la antigua expresión de Max Scheler – y que tienen una unidad interna y un horizonte teorético y conceptual, que los unes y vincula, así desde la Teología, la Economía, la reflexión jurídica y, sobre todo, el public choice, lo más atractivo del texto, probablemente, para la mayoría, ya que el movimiento iniciado por Duncan Black, consolidado, por Gordon Tulluck y Buchanan, para analizar los fenómenos del poder y la política, desde las herramientas y principios, de las ciencias económicas, cubren el texto, con una perspectiva muy ilustrativa, sobre cómo se fue construyendo lentamente un pensamiento, que proviene de esa otra y antigua tradición anglo-sajona, del pensamiento libertario y sus variantes. La tradición no solamente respira y es palpable a lo largo de toda la obra, sino más aún y quizás esto sea lo más relevante, une, ata y genera una continuidad al pensamiento, que le configura una impronta muy seriamente elaborada, a partir de una antigua tradición establecida.

Aunque ordenados de una manera distinta, en el texto, podríamos utilizar un otro criterio, tal vez por disciplinas o materias, mejor aún, formas del saber, así tenemos que los ensayos teológicos, de Gabriel Zanotti, Guillermo Méndez, Gonzalo Chamorro y el texto filosófico de Günther Meléndez sobre Karl Jaspers, podrían ser leídos como un bloque; los ensayos sobre los temas económicos o de economía política – aunque este término no me agrada demasiado por sus connotaciones históricas -, empezando por el lúcido y muy ilustrador texto de Caroll Rodríguez, un magnífico “anecdotario” alrededor de los origenes y constitución del pensamiento del public choice y su muy interesante debate, entre de la Torre y Ayau, por la traducción al español del mismo, es francamente fascinante, no puedo sino recordar la célebre expresión de Buchanan al referirse al public choice, “politics without romance”, la cual un poco anima ese extraordinario debate, sobre la incorporación de la ciencia económica y sus métodos y técnicas, a la comprensión del comportamiento político y de los políticos; el trabajo de Walter Castro y Luciano Villegas a partir del análisis de Marshall alrededor de las visiones de corto y largo plazo, podrían incluirse dentro de este grupo de reflexiones, bajo el espíritu de contribuir a superar e iluminar toda aquella confusión, aspirando a ir más allá de aquello que John Rawls llamaba un salir allende y “…behind the veil of ignorance…”; hay algunos textos que son únicos y diferentes, por ejemplo, el de Mireya Molina de Castillo, casi un guión, para una obra de teatro, que bien podría llamarse, “Los enemigos de la Libertad”, una especie de guía al pensamiento libertario o neo-libertario inclusive, es un ensayo que borda, con la creación literaria y hace uso de una aparente experiencia semi-biográfica, para construir una hermosa reflexión, aunque llena de metáforas, nos sitúa en el corazón de una discusión abierta e interminable, por eso se me ocurría la referencia a las amenazas a la libertad, concebida aunque más allá, de la mera libertad de mercado o de mera elección; hay también los ensayos-textos con un tono intimista y pedagógico inclusive, la labor y legado docente del Doctor de la Torre es enorme, su influencia y legado están plenamente atestiguadas y relatadas, por tantísimas personas, de todos los niveles, así tenemos que Dina Castro y Karen Cancinos nos dejan sendos ensayos, sobre la labor docente y la dimensión ética de la libertad, acercándose más al tono personal y tocando profundamente ese misterio de la generosidad y gratitud, de una persona excepcional, poseedora de una extraordinaria capacidad de extender la mano y el corazón, entregar y dar tanto, por eso y aunque en cierta forma, también vinculado a esta línea de reflexión y, por que no decirlo, de emoción también, el prólogo redactado por la hija del Doctor de la Torre, Virginia, nos deja una reflexión intimista, no puede serlo de otra forma, la filialidad y el cariño, lleno de admiración, fluyen a lo largo de esa hermosa introducción a esta colección de estupendos trabajos, es como no puede serlo de otra manera, el reconocimiento al Gran Maestro – Karen Cancinos lo llamo el “Gran Agradecido”, lo cual es profundamente conmovedor – y el forjador de una pensamiento, conservador y continuador de una tradición, que viene desde muy lejos; destaca por su fuerza y convicción, la contribución de Anton Toursinov, que nos retrotrae a las cuestiones del autoritarismo y el enigma del poder, sus advertencias sobre los abusos y excesos, en el ejercito del poder, son muy profundas y nos obligan a no olvidar ese enorme riesgo, que aún se mantiene sumamente activo, amenazante y tratando de socavar los fundamentos de la cultura judeocristiana a la cual se alude constantemente a lo largo de estos muy valiosos ensayos.

Dejo para el final dos reflexiones, que me parecen relevantes, sobre el trabajo de Steve Hecht y David Landau así como unos breves comentarios, sobre los ensayos teológicos, los cuales me generaron no sólo recuerdos, sino un interés singular. Es fácil preguntarse cómo se pueden empalmar las tradiciones teológicas católicas y cristianas – esencialmente enfrentadas -, con una tradición anglosajona, más ligada a los movimientos teológicos generados, en la Reforma “protestante” europea y sus versiones estadounidenses. Probablemente ese encuentro se gesta a partir del amplio despliegue del ecumenismo surgido a partir de los Concilios Vaticanos I y II sobre todo, que contribuyeron a la construcción de un ambiente, de mucha apertura, especialmente durante los años sesentas y setentas, en adelante, para generar puentes y diálogos, superar diferencias y contribuir a encuentros y coincidencias, que las hay y muchísimas. Tal vez los resultados no sean tan evidentes, sin embargo, los frutos están allí. Y es dentro de ese espíritu, que estos trabajos teológicos parecen suscribirse. Los ecos de las posiciones derivadas de la denominada “teología positiva”, a partir de Karl Barth, las visiones existencialistas que se aprecian notoriamente, en Paul Tillich o más aún, la hermenéutica de la “desmitologizacion” – el Entmithologysierum – de Rudolph Bultmann a partir de la visión teológica del Kerygma y Mythos o el retorno a la re-interpretación de los textos teológicos, en fin una enorme tradición, que pudo de alguna manera caminar con las interpretaciones de Karl Rahner – el más importante teólogo católico de aquellos años -, quien incorpora no solo la analítica existenciaria y la fenomenología hermenéutica a la construcción de una nueva teología, baste recordar las nociones de “oyente de la palabra”, construida a partir de la analítica existenciaria de Heidegger o su anterior histórica tesis doctoral, sobre la conversio ad phantasma, la célebre elaboración de Santo Tomas, en la Summa, 1q.86 a.1, donde se abre el distanciamiento con la neo-escolástica, todo este extraordinario conjunto de grandes teólogos, que generaron un notable resurgimiento del pensamiento católico-cristiano, recuerdo particularmente la noción de la “evolución del dogma”, construida por Rahner de manera sistemática y cuyo influjo posterior ha sido enorme. Así tenemos pues esos magníficos aportes de Zanotti, en su análisis sobre el pensamiento teológico de Ratzinger – el Papa Emeritus Benedictus – y sus visiones, sobre el encuentro, entre la razón y la fe; Méndez nos lleva a la teología de la intersexualidad a paritir de una neo-hermenéutica; finalmente, Chamorro nos ubica, dentro del contexto reciente, a partir de von Balthasar y la recuperación de una muy antigua tradición gestada dentro del tomismo y la escolástica clásicas – con un más que conocido origen aristotélico -, sobre la visión del Ser Perfecto, en quien coinciden esencialmente, la Verdad, la Bondad y la Belleza, esta última acota Chamorro muy oportunamente, dejada un tanto de lado y reflexiona sobre el pullchrum, proponiendo la continuidad de una “teología de la belleza”, partiendo del pensamiento y propuesta de von Balthasar. Fascinante. Un punto que es importante tocar de pasada, estos aportes nos hacen ver consistentemente, que hay un pensamiento teológico, que no quedó “encerrado”, por la cristología política y la teología de la liberación, en el debate entre una Iglesia de los Pobres y una Iglesia Antigua, superada, cargada de un peso insoportable, derrumbándose internamente, sumida en una crisis insuperable, de dimensiones catastróficas, que se resiste a la reforma y al cambio o peor aún, contaminada internamente, por una corrupción y decadencias plenamente humanas, no abordadas y pospuestas interminablemente, más bien, la propuesta del retorno a los textos mismos, las lecturas construidas a partir de sólidas metodologías histórico-exegéticas, pueden aún contribuir a una reflexión teológica racional y seria, que se nutra desde su propia tradición y a su vez, esté abierta al mundo, o para usar el dictum del propio Rahner, llena de verdaderos “oyentes de la palabra”.

Para concluir, unos muy breves comentarios, alrededor del trabajo de Hecht y Landau, elaborado en inglés, lo cuál me parece sumamente pertinente, en un mundo donde la necesidad, de un uso constante de otras lenguas, es no solamente una necesidad, sino una exigencia. La posición mantenida en el ensayo de Hecht y Landau gira alrededor de la oposición, entre individualismo y colectivismo, parangona casi como sumergidos en la misma crisis o mejor dicha tal vez, una extensión de una crisis originaria, librada alrededor del mundo entero. La defensa de las libertades individuales y la colectivización de la vida humana, no solo la organización social y económica, más allá de economías planificadas y autoritarismo estatal o sea dictadura colectivista, de lo cual hay mucho ejemplos, los autores intentan una muy sólida defensa, del individuo y de las sociedad constituidas, dentro del respeto del estado constitucional de derecho – the rule of law -, frente a una masificación y destrucción tanto de la persona humana, como de las instituciones, fundantes, sustentáculos de la vida en libertad. Abunda en ejemplos y es extensa – lo cual es plenamente congruente con la vida entera de Armando de la Torre – la crítica de los gobiernos colectivistas, que se pueden encontrar por todas partes. Son los enemigos de la libertad. Hecht y Landau son unos apasionados – tal cual lo es el Doctor de la Torre – de la defensa de las llamadas sociedad abiertas, donde el individuo es el centro y eje, de la acción humana misma. Lo tal vez mas estremecedor del texto, es la advertencia y denuncia, que se hace a lo largo de este trabajo – Hecht y Landau escriben continuamente sobre esta materia -, es esa doble paradoja, la cual se puede resumir de la siguiente manera, los enemigos de la libertad operan desde adentro de los Estados Unidos, sostienen una lucha, contra la actual administración, por razones obscuras y muy complicadas, y, la misma se ha trasladado a Guatemala y muestran el otro lado de esa extraña paradoja, aquellos que ellos llaman las “antiguas oligarquías guatemaltecas”, recurren a esa expresión y término, han sido colectivistas, por razones de corrupción y auto protección. La salida es una lucha real contra la corrupción liderada, no por instituciones internacionales, sostienen, como Naciones Unidas, sino por individuos y el decidido establecimiento del estado de derecho, the rule of law, sin ambages y manipulaciones corruptas. Ese el camino que llevará a la libertad individual. Me parece si recogemos los dos primeros artículos de la Constitución guatemalteca, los número 1, y 2 podemos introducir en una otra terminología – la constitucional – estos dos principios meridianamente formulados, en la misma, “el estado se organiza para proteger a la persona humana” y es deber fundamental del estado “el desarrollo integral de la persona.” Si entendemos al individuo como persona humana podemos estar plenamente de acuerdo; pero, solamente si la persona humana es concebida como sujeto portador y realizador de valores humanos. Esa es la esencia misma de un estado constitucional de derecho, que tan elusivo nos ha sido a los guatemaltecos y es esto lo que Armando de la Torre nos ha querido enseñar, señalar y hacer ver a lo largo de su ejemplar vida y obra. Su auténtico legado como el Gran Agradecido.

El Silencio de los Poetas.

La casa de nacimiento de Georg Trakl, en Salzburg.

“Ein grinsend Schweigen an die Wand.”, Romanze sur Nacht. Georg Trakl.

Roberto Palomo-Silva

Cuando los poetas dejan de hablar y el silencio se impone, la gravedad y la angustia del mundo, se hacen más fuertes, sensibles. El obscuro espacio instalado, que emerge después del silencio o de esos grandes silencios, es sumamente profundo. En la obscuridad del silencio se hacen más patentes, la ausencia, carencias y faltas. Lo que perdimos o aún no tenemos. Lo que se ha marchado o lo que tal vez aún no ha llegado. Son los “tiempos de penuria”, de los que nos hablaban Rilke y Heidegger nos hace ver, como los pensadores en constante diálogo, con los poetas, conservan, guardan, protegen y aquella tarea de guardianía, nos mantiene cerca de lo humano. Trakl hablaba de aquel “animal humano”, que “deambula por la tierra de la noche”, el gran destructor, el aniquilador de mundos, y, es una historia terrible, para quien logra ver la profundidad del abismo del silencio y al asombrarse, se espanta y enmudece. Se calla. Cuando los poetas dejan de hablar y el silencio se impone, la gravedad y la angustia del mundo, se hacen más fuertes, sensibles. Camus nos decía – en esa obra extraordinaria L’ Homme Revolté – que los “poetas le agregan al mundo lo que le hace falta”. Recordamos la historia narrada por el propio Wittgenstein, quien buscara conocerlo personalmente – cuyo texto se conserva a través de una carta, que Trakl nunca recibiera debido a su intempestiva muerte – después que su Fundacion, le otorgara un estipendio, a quien llamara, incluyéndole, en lo que identifica, en el famoso breve comentario, después de enterarse de la súbita muerte de Trakl, de quien ya habia afirmado no entenderlo del todo, como poseeder del “tono¨, de los “hombres verdaderamente geniales.”(„Ich verstehe sie nicht, aber ihr Ton beglückt mich. Es ist der Ton des wahrhaft genialen Menschen.“). Tal y como Wittgenstein se lo expresa a Ludwig v. Ficker, en la ya referida carta fechada el 28 de Noviembre de 1914, en su respuesta a la comunicación de éste, sobre la inesperada muerte de Trakl.

Es sumamente largo el camino de los silencios y de los encuentros, entre los pensadores y los poetas, viene a cuenta acá porque estamos en esos tiempos de graves silencios. El último poema que Trakl escribiera, previo a su muerte – la cual no ha sido nunca del todo aclarada -, titulado Gródek, que en los tiempos de la Primera Gran Guerra, en lo que entonces era el Reino de Galitzia y Lodomeria, fuera teatro de una terrible y devastadora batalla, entre los ejércitos imperiales Rusos y los Austro-Húngaros, estos últimos sufrieron una de las más devastadoras derrotas, con una enorme cantidad de muertos, mutilados, heridos y mientras Trakl, que participaba en el frente como “Apotheker”, víctima de un colapso nervios y tuvo que ser remitido a un hospital militar, más específicamente a un pabellón neuro-psiquiátrico, en Cracovia, donde falleciera a los 27 años posteriormente, en condiciones complicadas, lo cual generara dudas, sobre un suicido o una muerte accidental, debida a una sobredosis de cocaína. En ese poema, el Gran Poeta del Silencio, Trakl, emplea dos expresiones alemanas, referidas a los silencios, “…stille sammelt im Weidengrund…” y más adelante, en una de las últimas estanzas del poema, se lee el misterioso verso, “…es schwank der Schewster Schatten durch den schweigenden Hain, …”.

El vocablo alemán Hain tiene una serie de connotaciones muy particulares. Encontramos sus orígenes en el alemán medieval y en el antiguo sajón – hagan, Dornstauch – y también en el denominado mittelhochdeutsch, hägen, aparentemente entre las dos formas Hain y Hag se derivaría la forma contraída Hain, la cual se vincularía a formas más recientes, como Orten y que hacen referencia a lugar o villa. Aunque el camino de las variantes dialectales del habla popular y antigua, del alemán es riquísimo y muy complejo, podemos tal vez, inferir que la referencia mantenida y buscada, es la de lugar, locación de alguna manera, de tal vez una antigua y pequeña villa o pueblo. De allí que las “sombras hermanas o las hermanas de las sombras”, a través del silencio del lugar, se muestran, en medio de un breve relato, presentado en un teatro completamente absurdo, es el Relato de la Guerra, puesto en escena. Lo interesante es como la alusión al silencio y su poder, son capaces de contarnos una historia terrible: la más despiadada destrucción de las atrocidades de las guerras. Es este pues el silencio, que ha dejado su lugar, en el lugar de la destrucción, para que las sombras lo ocupen, en su relato de la caída completa, ante el horror abismal de la muerte y la destrucción. Trakl presenció y comprendió este horrendo misterio, el de la más absoluta destrucción.

Los teatros de las grandes guerras cambiaron el mundo. Después de los enormes niveles de mortandad y destrucción sufridos, la probabilidad de la extinción total, planetaria, la duda prohibida, en el porvenir de una humanidad llena del optimismo de la Ilustración, tanto en el centro de la naturaleza como en la expansión de un saber ilimitado, se quebraron. Una post-modernidad y visión de fin de la historia, empezó lentamente a tomar el centro del debate. Los graves silencios se ausentaron. Se construyeron los laberintos del “nuevo orden mundial” y la pseudo cultura de la post-verdad, especialmente dentro de una política global expansiva. No es la primera vez, que pasamos por períodos sombríos y obscuros, donde las expectativas apocalípticas desplazan las esperanzas. Sin embargo, cuando la renuncia a los criterios de verdad se profundizan y establecen, como tendencias dominantes, los silencios son cada vez más inaudibles. Menos presentes. Los poetas empiezan a callarse y ese es un riesgo de una enorme gravedad. Si el principio de razón suficiente es casi irreconocible hoy día, la experiencia de la verdad, en su permanente ocultamiento y desocultamiento, ausencia y presencia, que habría en cierta forma, prefigurado la era del final de la Metafísica – sobre esto último aún guardo fuertes reservas -, en favor de un auge total de la ciencia y las verdades comprobadas y demostradas. El Fisicalismo, del que se hablaba en los años del Círculo de Viena y los debates posteriores alrededor del pensamiento analítico, guardan aún la memoria presente del célebre dictum del Tractatus y su célebre proposición séptima: “Wovon man nicht sprechen kann, darüber muss man schweigen.”. Muchísimo se ha escrito y debatido alrededor no solamente del texto y su significado, sino de sus interpretaciones. Algunos sostienen, que el Tractatus es un texto con un arquitectura musical – no es nada extraño, el elemento vienés es obvio y la relación matemática, de las teorías de la armonía y composición musical, tienen clarísimos tonos matemáticos, medidas, tiempos y mucho más – y el cierre sería una referencia al silencio final, que deviene al concluir la ejecución de una obra. Aquí me interesa sobre todo, su relación con Trakl, la cual no es ni puede ser considerada casual. Los une la preocupación máxima por el lenguaje y sus significados, su sentido y posibles interpretaciones, tal vez más importante aún, sus usos. El límite del lenguaje, de lo que se puede decir, después de una experiencia absoluta de destrucción, del completo absurdo de la guerra, los silencios que emergen no exclusivamente, de la muerte, sino de las más atroces muestras de barbarie. El silencio se impone ante lo inexplicable. Así pues “…de aquello que no se puede hablar….se debe callar.”.

Los políticos actuales – y aquí tal vez caben muchos más, no solamente los buscadores del poder, sino todos aquellos que viven y pululan alrededor de éste – bien podrían aprender de la experiencia del silencio y de los límites del lenguaje. Esto inevitablemente lleva a la pregunta por el sentido la verdad y, sobre todo, la relación fundamental con la misma. Aunque pareciera casi impensable, que en la era de la imagen, donde lo más relevante son cuestiones ópticas y pseudo-estéticas – no es que surgen por cuestiones de apreciaciones “de belleza profunda”, sino hasta manufacturada, producida por una ingeniería genética o meramente técnica -, las cuales nos han situado o instalado – en el lenguaje de la analítica existenciaria – en un medio plenamente controlable, predecible y por si eso no fuera suficiente, calculadamente creado, artificialmente producido, cuyas reacciones son esperadas. Decir o hablar sobre algo en público es una actividad plenamente medible, se ponderan las frase y su eficacia, desde su manera y forma de articulación, las expresiones cálidas o frías, distantes o cercanas, ese enorme conjunto de formas anticipadas, prefiguradas y por supuesto, efectivas. Su efectividad es medible como resultado. Los efectos generados son los esperados e incluso buscados deliberadamente. No importa, y , para nada importa, el contenido de lo dicho, sino el efecto de lo transmitido. La verdad no solamente está ausente, sino ha sido brutalmente expulsada, excluida, se ha tornado en meramente irrelevante. Nada ejemplifica este mundo de la post-verdad – no estoy del todo satisfecho con el empleo y recurso a ese término, post-truth, no obstante, su amplia difusión y discusión facilitan recurrir a él, para posibilitar el debate – como la “acción política” y su práctica. Debates que no lo son. Discusiones, sobre cómo imponer un criterio o visión, sobre la de los demás o de una disidencia antagónica, el fenómeno de las fake-news, es uno más de los muchos efectos de la renuncia a la comprobación y facticidad de lo real. Y en esto la economía y la política siguen germinando, dentro de la misma tierra de interpretaciones parciales, limitadas y obedientes a horizontes deliberadamente enmascarados. Se ha renunciado a la profundidad del silencio y se abandona la búsqueda de la verdad y del saber. El poder y su procura son absolutamente dominantes. Mantenerlo, conservarlo, aumentarlo a cualquier costo y sin límites, es la más obscura de las realidades del mundo actual, de lo no-evidente, de la imagen y su interminable confusión. Nuestra capacidad de comprensión e interpretación de lo real se ha tornado elusiva y hermética, nuestras circundancias desafían nuestros límites de aprehensión de realidad, para usar la expresión de Xavier Zubiri al referirse a la inteligencia sentiente, aunque no solamente se trata de nuestros propios y evidentes límites, somos sumidos en confusiones y deliberados procesos de aislamientos de lo real, el ser real y su dureza queda ensombrecido y cubierto, por ese extraño y gris manto tendido, sobre cualquier forma de facticidad, la imposición del desorden y la confusión dominan por todas partes. Somos habitantes de laberintos.

Guatemala y Belice: el camino a la Corte Internacional de Justicia

Roberto Palomo-Silva

Finalmente y después de un larguísimo y muy complejo camino, se cumplieron los últimos pasos, de una extensa y dilatada negociación, la cual previó ab initio, que la disputa – lo que a lo largo de los años siempre insití, por diversos medios y formas, llamar el Diferendo Histórico -, o sea la solución o acuerdo, nosotros lo llamabamos “definitivo”, en lenguaje extraído de nuestra Ley Suprema, la cual lo norma a través del artículo 19 transitorio, como es ampliamente sabido e innumerables veces reconocido e invocado, sería pues, sometida a una instancia jurisdiccional internacional, para alcanzar la evasiva conclusión, incansablemente buscada, vía todos los medios pacíficos, de solución de controversias, contemplados, en todos los instrumentos de Derecho Internacional General Consensuado, tanto latinoamericanos, como universales, así como dentro del Derecho Internacional Consuetudinario. Las múltiples formas de negociación directa fueron plenamente agotadas – a pesar de las reservas e incluso oposición, de ilustrados guatemaltecos, que han expresado continuadamente sus dudas, por diversas alternativas y medios de comunicación – y no existían más posibilidades, de negociaciones diplomático-políticas disponibles. Esas fueron las principales razones, por las que se facultó – ambas partes así lo entendieron y aceptaron – al Secretario General de la OEA, para hacer una recomendación final – lo hizo efectivamente, el entonces Secretario General José Miguel Insulza, en su oportunidad al darse por cumplida la última gran negociación -, se abstuvo como correspondía, identificar cuál sería o debía de ser esa instancia, siendo las partes quienes acordaron – en esto no hubo ninguna duda -, que debería ser la Corte Internacional de Justicia en pleno, no por procedimiento abreviado, Cámara Especial u otras modalidades, a saber, arbitrajes o mediaciones de otros tipos, dado la importancia y trascendencia, de la disputa, no cabía otra alternativa, mas que someterse al fallo definitivo, que emitiría y pronunciaría la Corte en pleno.

La aprobación mediante referenda o consultas en ambos países se estableció como fundamental y así se reconoció y fijó en el Acuerdo Especial y su Protocolo, salvo la modificación de la simultaneidad, tema que fue objeto de importantes diferencias, dado que Belice intentó introducir una reforma a su “Acta de Referendo”, donde establecía condiciones plenamente inalcanzables e incurrió incluso en violaciones a normas y prácticas generales del Derecho de los Tratados y del Derecho Internacional General, puesto que mientras se negociaba el Acuerdo Especial, elaboraba y sometía a su aprobación una serie de reformas legales, que afectaban e impactaban no solamente las negociaciones, en marcha, sino establecía también requisitos inalcanzables, a saber por ejemplo, una participación del sesenta por ciento y otros puntos más, que evidenciaban serias violaciones a la pacta sunt servanda y obligaban tácitamente a Guatemala a no tener más remedio, que invocar la cláusula rebus sic stantivus o dar por terminadas las negociaciones, en virtud no solamente de la evidente mala fe, sino aún más grave, de la modificación de las condiciones existentes, que produciría un profundo daño a lo acordado. Esta situación, simplificada acá, en realidad era más grave de lo que nunca se reconoció, puso en serio riesgo al mismo proceso. La habilidad diplomática y la paciencia de sus líderes permitió superar la delicada cuestión creada, naciendo así el Protocolo que rompió la simultaneidad y permitió una mayor flexibilidad, tanto en las fechas, como en las convocatorias y la certidumbre, confianza, para seguir adelante, con el proceso y las consultas acordadas. Una breve cuestión, de mis recuerdos del proceso mismo de la negociación, a su vez sirva de tributo, a quienes realmente hicieron posible construir un texto, sin el cual francamente, nada de esto sería viable. La razón por la cual se concibió y estableció la simultaneidad de las consultas, descansaba en la idea comunmente aceptada y derivada un tanto, de la extención del principio de igualdad, que aunque tal vez meramente procesal, buscaba evitar eventuales ventajas o generar inequalidades, que afectarían de nulidad al proceso mismo. Concebíamos que se debía evitar influenciar las consultas, en cualesquiera de los dos países, lo cual generaría no sólo fuertes dudas, sino las referidas invocatorias de nulidades. Sin buscar caer en un excesivo “procesalismo”, la visión central era cuidar la igualdad más absoluta posible. Se entiende así cómo ante una acción unilateral e inconsulta, no cabía más remedio que suspender la Consulta, ya en pleno proceso de convocatoria y volver a la mesa de negociaciones, para superar la crisis generada. Efectivamente así fue y se logró mediante el conocido Protocolo acordado por las partes, adicionalmente, Belice modificó posteriormente su Acta respectiva, permitiendo unas consultas en condiciones lo más igualitarias posibles. El resultado final es la aprobación en ambos países, del instrumento necesario, para someter de mutuo acuerdo el Diferendo Histórico, ante la jurisdicción de la Corte. Debe destacarse aquí una cuestión, que es de suma importancia – la he acotado anteriormente, en mis otros escritos relativos a esta materia y viene a cuenta repetirlo nuevamente -, la razón por la que se negoció y construyó un Acuerdo Especial, Special Agreement o Compromis, descansa en las condiciones o normas, establecidas en el Estatuto de la Corte y su Reglamento, para adjudicar o resolver disputas, cuando no exista un instrumento internacional de jurisdicción compulsoria, como es el caso de Guatemala y Belice. Adicionalmente, es una muestra efectiva y real de someter una añeja disputa a una solución definitiva e invocando los mecanismos construidos y contemplados, dentro del Derecho Internacional. Guatemala y Belice deben por estas razones – nunca está de más destacar, que se recurre a la jurisdicción de la Corte, de manera consensuada y negociada o sea en virtud a un Acuerdo laboriosamente construido – de manera civilizada y amistosa, por eso la única forma que debe prevalecer es el sometimiento simultaneo y la comunicación o notificación, requerida, de manera conjunta y no unilateral o individual, a pesar que el Acuerdo y su Protocolo así lo permiten; sin embargo, ese es el resultado y el mensaje general, más apropiado y correspondiente. No sólo es la voz expresada de ambos pueblos, sino la obligación derivada de las mismas consultas efectuadas, para ambos gobiernos, esa es la naturaleza del mandato recabado. Es una contundente muestra de un comportamiento ejemplar de dos pequeños países, cuyas historias están íntimamente unidas a esta antigua disputa.

El procedimiento de la notificación está recogido, tanto en el Acuerdo Especial, y, sobre todo, en los artículos 40,1 que se refiere a la incoación de una acción mediante el procedimiento del Acuerdo Especial, adicionalmente en los artículos 39, 40 y 42 del Reglamento de la Corte. Alli se establecen las normas que regirán esta parte del proceso. El plazo para la notificación está inequivacamente expresado tanto en el Acuerdo como en su Protocolo y es de un mes después de haberse efectuado ambas consultas y sus resultados sean ya definitivos y certificados por el órgano contralor. En el caso de Guatemala dos pasos serán absolutamente necesarios, el primero, ya efectuado, de iniciar consultas inmediatas, con las autoridades beliceñas, para coordinar las futuras obligaciones derivadas, de las consultas y otra tal vez, más interna, producto de la circunstancia histórica, en la que se llega a este momento. Estamos en las postrimerías de un proceso electoral en su primera ronda, de la misma emergerán dos candidatos – en caso, claro está, ninguno de todos los contendientes, alcanzara una mayoría absoluta, duarante la primera vuelta – y los que pasarían a la segunda ronda. Pareciera demandar o derivarse, de esta realidad inminente, que se deben iniciar procesos de consultas, informales tal vez, pero consultas de todas formas, eventualmente, para conformar y configurar la manera cómo Guatemala enfrentará el iniminente litigio, no olvidemos que derivado del Acuerdo Especial se debe integrar un equipo jurídico, del más alto nivel, que incluya no sólo relevantes figuras, dentro del litigo internacional – en esto hay que tener una enorme prudencia, no dejo de pensar en Costa Rica y su manera de conducir sus asuntos, en todos sentidos y sus impresionantes éxitos en La Haya, sin contar con los recursos y apoyos, de una contraparte mucho más afluente, asombrosamente, por cierto, la composición de equipos mixtos, como Perú también demostró, en su oportunidad y a su vez, Chile no lo dejemos de considerar -, sino y esto es sumamente relevante, Guatemala cuenta con varios conocedores profundos del Caso de Belice, quienes han dedicado gran parte de su práctica profesional al Diferendo Histórico, de muchas maneras, desde una enorme discreción y prudencia.

Esperamos y confiamos, que el tratamiento y la manera como se ha conducido, todo este proceso se mantenga, me refiero específicamente a la no politización y consideración de ser un asunto de Estado, que involucra a la nación guatemalteca, es decir, un espacio donde su historia trasciende y supera, los dominios de la política y sus peculiares prácticas, sobre todo ante los espectáculos, a los que hemos asistido en los recientes años. Aquí no caben los narcismos políticos o los pseudo mesianismos, el sentido e importancia de nuestra historia misma, está en juego, se debe resistir la tentación de actuar bajo falsos ídolos y aspiraciones irreales. Esto ha prevalecido hasta ahora, lo he podido constatar a lo largo de mi involucramiento con el Diferendo, aún desde estos últimos años de aparente alejamiento y distancia. Es importante recordar a todos aquellos ilustres guatemaltecos, que han contribuido – muchos bajo una enorme discreción – a que esta disputa llegue al momento de su “solución definitiva¨. Me consta que la honestidad y profundo interés genuino de algunos de sus hoy día silencios actores, permitió y contribuyó a que este paso histórico se concretara y fuera una realidad efectiva. Sigamos dándole ese mismo tratamiento, que inspirara las acciones de aquellos, quienes dedicaran gran parte de sus vidas a este tan complejo y trascendental capítulo de la historia de Guatemala.